SOFIA busca los secretos del nacimiento de los planetas

25 11 2009

Imagine cortar puertas rectangulares en el costado de un avión 747, instalar un telescopio de 17 toneladas y volar a la estratosfera para resolver uno de los misterios más grandes de la astronomía. Eso es lo que la NASA y el Centro Aeroespacial Alemán planean hacer con el observatorio aéreo de vanguardia llamado SOFIA.

Noviembre 19, 2009: No siempre se necesita un cohete para hacer ciencia de cohetes. Algunas veces, un simple avión alcanza —un simple avión Boeing 747 que transporte un telescopio de 17 toneladas y 2,7 metros (9 pies) de ancho, llamado SOFIA.

SOFIA, que es el nombre abreviado en idioma inglés de Stratospheric Observatory for Infrared Astronomy (Observatorio Estratosférico para Astronomía Infrarroja, en idioma español), observará el universo mientras se desliza a través de la estratosfera a 13.700 metros (45.000 pies) de altura. Cuando comience sus operaciones el año próximo, será el observatorio aéreo más grande y avanzado del mundo.

Derecha: El observatorio infrarrojo SOFIA 747SP, de la NASA, sobrevuela su hogar: las Instalaciones de Operaciones de Aeronaves Dryden (Dryden Aircraft Operations Facility, en idioma inglés), en Palmdale, California. Crédito de la imagen: NASA/Jim Ross.

“SOFIA está preparado para lograr resultados científicos espectaculares”, dice la científica del proyecto Pamela Marcum. “Por ejemplo, este telescopio nos ayudará a averiguar cómo se forman los planetas y cómo llegó a existir nuestro propio sistema solar”.

Y, como es un observatorio móvil, puede volar a cualquier lugar, a cualquier hora. SOFIA se puede ubicar en una determinada posición para capturar eventos astronómicos especialmente interesantes, tales como ocultaciones estelares (cuando objetos celestes cruzan frente a estrellas localizadas en el fondo), mientras que los telescopios en tierra, ubicados en posiciones geográficas “incorrectas” en la superficie de la Tierra, se pierden el espectáculo. SOFIA volará por arriba del velo de vapor de agua1 que rodea a la Tierra con el fin de lograr una mirada amplia del cosmos.

Abajo: (Izquierda) El telescopio infrarrojo de 2,5 metros, de SOFIA, mira hacia afuera de su cavidad, en la parte trasera del fuselaje. (Derecha) Una toma de cerca del ensamblaje del telescopio construido en Alemania. Crédito de la imagen: NASA/Tom Tschida. Imágenes ampliadas: #1, #2.

Si bien nuestra galaxia está repleta de sistemas planetarios, los astrónomos no saben exactamente cómo se forman. Esto se debe a que los telescopios comunes no pueden ver a través de las gigantes y densas nubes de gas y polvo que dan origen a los planetas. Usando longitudes de onda infrarroja, SOFIA puede penetrar la bruma y observar el proceso de nacimiento —mostrando a los científicos cómo se juntan las moléculas para construir mundos.

“SOFIA será capaz de localizar la ‘línea de hielo planetaria’ donde el vapor de agua se convierte en hielo en el disco de polvo y gas que hay alrededor de las estrellas jóvenes”, dice Marcum. “Eso es importante porque pensamos que allí es donde se forman los gigantes gaseosos. Los núcleos planetarios más masivos son más comunes [en las cercanías de la línea de hielo] porque las condiciones son las mejores para formar rocas y también hielo”. (Partículas de hielo pegajosas ayudan a formar planetas de igual manera que ayudan a formar una bola de nieve para lanzar a un amigo desprevenido.)

“Una vez que se forma un núcleo lo suficientemente grande, su gravedad se vuelve lo suficientemente fuerte como para atrapar gas, de modo que más moléculas de hidrógeno y de helio puedan ‘pegarse’. Entonces, estos grandes núcleos pueden crecer hasta convertirse en gigantes gaseosos como Júpiter y Saturno. De lo contrario, continúan siendo planetas más pequeños, con hielo y rocas”.

Derecha: Concepto artístico de un disco protoplanetario donde se originan los planetas jóvenes. Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech.

“SOFIA también será capaz de indicar dónde se localizan dentro del disco protoplanetario los componentes básicos, tales como el oxígeno, el metano y el dióxido de carbono2“.

Conocer dónde se ubican varias sustancias dentro del disco nos ayudará a saber cómo se juntan desde “abajo” para formar planetas.

Una de las fortalezas clave del telescopio es que será el complemento de otros observatorios infrarrojos. Con una vida útil de 20 años, puede llevar a cabo estudios de seguimiento de objetos que telescopios infrarrojos de corta vida útil no tienen tiempo de realizar. Si, por ejemplo, un observatorio en órbita, como el WISE (Widefield Infrared Survey Explorer, en idioma inglés, o Explorador Infrarrojo de Campo Amplio, en idioma español), detecta algo que merezca más atención, SOFIA puede realizar una larga y detenida observación, mientras el WISE continúa mirando el resto del cielo.

(Nota: Para obtener más información acerca del WISE, consulte la reciente historia de Ciencia@NASA “En busca de asteroides oscuros (y otros objetos furtivos)“.)

“WISE está diseñado para escanear el cielo entero en longitudes de onda infrarroja y reunir información de una multitud de objetos, más que para estudiar objetos particulares con gran profundidad”, explica Marcum. “Pero SOFIA tiene tiempo de sobra para realizar estudios más profundos”.

Abajo: Para ilustrar de qué manera los sensores infrarrojos pueden ver cosas que el ojo humano no puede apreciar, Marcum ofrece estas imágenes de luz blanca, comparadas con imágenes infrarrojas, de un perro de sangre caliente y de una lagartija de sangre fría. [Imagen ampliada]

SOFIA también puede hacer ciencia mediante estudios de seguimiento llevados a cabo con el fin de cosechar todos los beneficios de los descubrimientos que surgieron de las investigaciones espaciales realizadas por Herschel y, después, de los estudios en el cercano y mediano infrarrojo que hizo el Telescopio Espacial James Webb.

“Una vez que a Herschel se le terminen sus tres años de enfriador, SOFIA será el único observatorio que pueda proporcionar, de manera rutinaria, una cobertura dentro del rango que abarca desde las longitudes de onda del lejano infrarrojo hasta las ondas submilimétricas. Esta parte del espectro es un territorio casi absolutamente inexplorado”.

“Y, aunque SOFIA cubre la misma parte del espectro que el Telescopio Espacial James Webb (JWST o James Webb Space Telescope, en idioma inglés), está optimizado para alcanzar longitudes de onda ubicadas exactamente más allá de las que puede detectar el JWST, para complementar sus observaciones. SOFIA realizará un fantástico trabajo ya que observará en el espacio que queda entre las longitudes de onda que capta el JWST y las que capta el Herschel”.

A diferencia de estos telescopios espaciales, SOFIA puede “regresar al granero” periódicamente para reparar, ajustar sus instrumentos o incluso cambiarlos por otros instrumentos científicos nuevos y mejorados —siguiendo el ritmo de la ciencia de vanguardia desde un “simple” aeroplano.

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.

Anuncios




Historia de un drama planetario

17 11 2009

Misteriosamente, hace alrededor de cuatro mil millones de años, Marte perdió su manta. MAVEN podría ayudar a escribir el capítulo final en la inquietante historia de este drama planetario.

Noviembre 6, 2009: Había una vez, hace aproximadamente cuatro mil millones de años, un planeta cálido y húmedo como la Tierra: Marte. Sobre la superficie de este planeta corría agua líquida en forma de ríos largos que se vaciaban en mares poco profundos. Una atmósfera gruesa cubría al planeta y lo mantenía cálido. Incluso podrían haber vivido microbios, piensan algunos científicos, lo cual haría que Marte se convirtiera en el segundo planeta poblado de vida, ubicado justo al lado nuestro.

Pero no fue así como fueron las cosas.

En la actualidad, Marte es un planeta completamente seco y de un frío glacial. Sus ríos y mares desaparecieron hace mucho tiempo. Su atmósfera es fina y delgada y, si los microbios marcianos todavía existen, muy probablemente están sobreviviendo a duras penas en alguna parte, debajo del polvoriento suelo de Marte.

Arriba: Algunos científicos que trabajan en el área de las ciencias planetarias están convencidos de que pudo haber cascadas que caían desde estos empinados precipicios en Echus Chasma, en Marte. Este planeta tiene numerosos paisajes igualmente secos, los cuales se cree han sido esculpidos por abundante agua que existió allí en un pasado lejano. Crédito de la fotografía: Mars Express/ESA. [Más información]

¿Qué fue lo que sucedió en Marte? Por qué se habrá secado y congelado el planeta? Estas inquietantes preguntas han intrigado a los científicos durante mucho tiempo. Y dentro de algunos años más podríamos finalmente conocer las respuestas gracias a un nuevo orbitador que la NASA enviará al planeta Marte, llamado MAVEN (abreviatura en idioma inglés de Mars Atmosphere and Volatile Evolution ó Atmósfera de Marte y Evolución Volátil, en idioma español).

“La meta de MAVEN es determinar cuáles son los procesos que han sido responsables de esos cambios en el clima de Marte”, dice Bruce Jakosky, investigador principal para la misión MAVEN, en la Universidad de Colorado, en Boulder.

Los científicos están convencidos de que, de una forma u otra, Marte puede haber perdido su recurso más preciado: su gruesa atmósfera de bióxido de carbono, el CO2, el cual en la atmósfera de Marte actúa como un gas de efecto invernadero, igual que en nuestra propia atmósfera. La gruesa manta de CO2 y de otros gases de efecto invernadero podría haber proporcionado temperaturas más cálidas y una mayor presión atmosférica, condiciones que son necesarias para que el agua líquida no se congele o se evapore.

Misteriosamente, durante los últimos cuatro mil millones de años, Marte perdió la mayor parte de esa manta. Los científicos han propuesto varias teorías para explicar cómo ocurrió tal pérdida. Tal vez el impacto de un asteroide, en un sólo evento catastrófico, ocasionó que la atmósfera saliera disparada hacia el espacio. O quizás la erosión producida por el viento solar (una corriente de partículas cargadas que emana del Sol) despojó lentamente a Marte de su atmósfera durante los eones. La superficie del planeta también pudo haber absorbido el CO2, encerrándolo en minerales tales como el carbonato.

Derecha: Concepto artístico del viento solar barriendo la atmósfera de Marte. Esta es sólo una de varias explicaciones posibles sobre lo que le sucedió al Planeta Rojo. [Vídeo]

En última instancia, nadie sabe en realidad hacia dónde fue el CO2 que falta.

MAVEN será la primera misión a Marte diseñada específicamente para ayudar a los científicos a entender el continuo escape de CO2 y de otros gases hacia el espacio. La sonda permanecerá orbitando a Marte durante, al menos, un año terrestre. En el punto más bajo de la órbita elíptica, MAVEN estará a 125 km sobre la superficie; el punto más alto de su trayectoria la ubicará a más de 6.000 km de distancia. Este amplio rango de altitudes permitirá que MAVEN recoja muestras de la atmósfera de Marte mucho más detalladamente de lo que se ha logrado en el pasado.

Mientras permanezca en órbita, los instrumentos de MAVEN seguirán el rastro de iones y de moléculas en esta sección de la atmósfera marciana, documentando, por primera vez y en detalle, el flujo de CO2 y de otras moléculas hacia el espacio.

Tan pronto Jakosky y sus colegas logren determinar la rapidez con la cual el planeta Marte pierde CO2, podrán extrapolar los datos al pasado con el fin de estimar así la cantidad total que ha estado escapando hacia el espacio durante los últimos cuatro mil millones de años. “MAVEN determinará si esta pérdida hacia el espacio fue el factor más importante aquí”, dice Jakosky.

Sin embargo, tan importante como es la pregunta: “¿cuánto?” es el interrogante: “¿cómo?”

La sabiduría popular cuenta que la atmósfera de Marte es particularmente vulnerable dado que el planeta no tiene un campo magnético global. El campo magnético de la Tierra se extiende hasta el espacio y envuelve al planeta entero como si fuera una burbuja protectora que desvía el viento solar. Marte posee sólo un campo magnético de carácter regional y fragmentado, que cubre áreas relativamente pequeñas del planeta, ubicadas en especial en el hemisferio sur. El resto de la atmósfera queda completamente expuesta al viento. De modo que la pérdida puede ser causada por la erosión paulatina de la atmósfera en aquellas áreas que yacen expuestas.

Arriba: La pérdida de la atmósfera de Marte podría ser causada por un conjunto de mecanismos complejos que actúan simultáneamente. MAVEN está equipada con ocho sensores distintos diseñados para eliminar la confusión. [Más información]

David Brain, de la Universidad de California, en Berkeley, ha propuesto una posibilidad aparentemente contradictoria. Estos pequeños campos magnéticos pueden, en verdad, estar acelerando la pérdida de la superficie de Marte, sugiere Brain.

El viento solar podría estar azotando esas líneas magnéticas, rompiendo ocasionalmente “una burbuja” de líneas de campo que luego se desvía hacia el espacio (llevando consigo un gran trozo de atmósfera). Si así fuera, tener un campo magnético parcial podría ser peor que no tener ninguno. Esta posibilidad fue descripta en una historia publicada por Ciencia@NASA en 2008: “El viento solar desgarra la atmósfera de Marte”.

Ciertas pruebas, obtenidas utilizando el Mars Global Surveyor (Topógrafo Global de Marte, en idioma español), de la NASA, respaldan la teoría de Brain, pero aún hacen falta medidas contundentes para las cuales tendremos que esperar a MAVEN, cuyo lanzamiento está programado para el año 2013.

La misión será un gran paso para entender lo que ocurrió en Marte (cómo terminó siendo tan frío y seco luego de un tan cálido y húmedo comienzo). Después de todos estos años, MAVEN podría escribir el capítulo final en la inquietante historia de este drama planetario.

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.





¿El vehículo explorador Spirit podrá ser liberado?

17 11 2009

La NASA se prepara para realizar una serie de largas y complicadas maniobras con el fin de liberar al vehículo explorador Spirit de una trampa de arena en la que lleva atascado varios meses.

Noviembre 12, 2009: El lunes, la NASA comenzará a transmitir órdenes a su vehículo de exploración de Marte, Spirit (Espíritu), y lo hará como parte de un plan destinado a liberar al venerable robot de su trampa de arena marciana.

“Este va a ser un proceso largo, y hay una gran probabilidad de que los intentos para liberar al Spirit no sean exitosos”, advierte Doug McCuistion, director del Programa de Exploración de Marte, en las Oficinas Centrales de la NASA, en Washington.

El explorador Spirit se atascó en un sitio que los científicos llaman “Troya”, el 23 de abril de 2009. El vehículo se desplazaba hacia atrás y arrastraba su rueda frontal derecha (que no funcionaba), cuando las otras ruedas se hundieron luego de romper un trozo de material de corteza de la superficie que cubría un banco de resbalosa arena. Después de unos cuantos intentos de sacar al Spirit de allí, el vehículo explorador comenzó a hundirse cada vez más en la trampa de arena. Se suspendió el manejo del vehículo para dar tiempo a la realización de pruebas y revisiones de posibles estrategias de escape.

Arriba: Imagen tomada por el explorador Spirit de su propia situación. Obsérvese la rueda marcada con un círculo, la cual se encuentra parcialmente enterrada en arena suelta con una consistencia similar a la del talco. [Más información] [Imagen ampliada]

Los datos demuestran que el Spirit está montado a horcajadas en la orilla de un cráter de 8 metros (26 pies) de ancho, que hace mucho tiempo se había llenado de arena compuesta de sulfatos, producida en un ambiente con agua caliente o vapor: ver mapa. Los depósitos en el cráter formaron distintas capas con diferentes composiciones y coloraciones y al final se cubrieron con una corteza quebradiza que se rompió debido al peso de las ruedas del Spirit. Los ingenieros han ya trazado una ruta para escapar de Troya. Dicha ruta lleva a una leve pendiente ubicada fuera del cráter.

“Nuestros preparativos para reiniciar el avance han sido grandes y minuciosos”, dijo John Callas, gerente del proyecto de los vehículos exploradores Spirit y Opportunity (Oportunidad), en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory o JPL, en idioma inglés), de la NASA, en Pasadena, California. “Hemos usado dos vehículos de prueba diferentes aquí en la Tierra, en condiciones diseñadas para simular lo mejor posible la situación en la que se encuentra el Spirit. Sin embargo, las pruebas en la Tierra no pueden replicar de manera exacta las condiciones que hay en Troya”.

Tomando como base las pruebas hechas aquí en la Tierra, los investigadores esperan que el proceso de extracción sea largo y que el resultado sea incierto. “Después de las primeras semanas de intentos, no es muy probable que sepamos si el Spirit podrá liberarse por su cuenta”, indica McCuistion.

El Spirit tiene seis ruedas para desplazarse por el Planeta Rojo. Las primeras órdenes le indicarán que haga rodar hacia adelante sus cinco ruedas en funcionamiento (aproximadamente seis vueltas). Los ingenieros anticipan que las ruedas se resbalarán mucho y que el vehículo se moverá hacia adelante, con progreso apenas perceptible en su primer intento.

El Spirit enviará al día siguiente los datos de su primer intento de avance. Los resultados serán analizados antes de que los ingenieros desarrollen y envíen instrucciones para un segundo intento. Usando resultados de instrucciones dadas con anterioridad, los ingenieros planean continuar con los esfuerzos para lograr la liberación hasta principios de 2010.

Derecha: Una caja de arena para llevar a cabo pruebas con el vehículo en el JPL, donde los ingenieros han estado experimentando diversas técnicas con el fin de liberar al explorador Spirit. [Más información] [Imagen ampliada]

“La movilidad en Marte es dificultosa y, cualquiera sea el resultado, se aprenderán valiosas lecciones del trabajo llevado a cabo para liberar al Spirit que mejorarán nuestro conocimiento sobre cómo analizar el terreno marciano y dirigir a otros vehículos exploradores en el futuro”, dijo McCuisition.

Incluso si el Spirit se queda donde está, podría seguir haciendo descubrimientos importantes sobre Marte. La “trampa de arena” resulta ser una región de gran interés científico.

“Los suaves materiales que fueron removidos por las ruedas del Spirit tienen el más alto contenido de azufre que se haya medido en Marte hasta la fecha”, dice Ray Arvidson, quien es científico de la Universidad de Washington, en St. Louis, y también es el investigador principal adjunto de la carga científica de los vehículos Spirit y Opportunity. “Estamos aprovechando su ubicación fija para realizar mediciones detalladas de estos interesantes materiales”. El trabajo que llevó a cabo el explorador en Troya incrementa la calidad de sus descubrimientos anteriores e indica que el antiguo Marte tenía manantiales calientes y respiraderos de vapor, los cuales podrían ser hábitats propicios para la vida.

El vehículo Spirit y su hermano gemelo llegaron a Marte en enero de 2004. Han explorado Marte durante cinco años, excediendo así en gran medida su misión original de 90 días. El vehículo Opportunity actualmente se dirige hacia un enorme cráter llamado Endeavor.

No deje de leer  nuestros articulos de Ciencia@NASA para estar al tanto de las últimas noticias sobre los esfuerzos de la NASA para liberar al Spirit.

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión





Un vehículo explorador llamado “Curiosity” (Curiosidad)

17 11 2009

Un nuevo vehículo explorador todo terreno, que cuenta con poderosos instrumentos y que está impulsado por una batería nuclear, llegará a Marte en el año 2011 para emular y superar las hazañas de los exploradores Spirit y Opportunity.

Octubre 30, 2009: Si usted encontrase el diario de su abuela, arriba, en el ático, enmohecido y cubierto de polvo, ¿lo leería? Por supuesto que lo leería. ¡La abuelita era dinamita! Sacúdale un poco el polvo, abra el librito, y adéntrese en aquel vívido e interesante pasado.

El polvo oculta algunas historias fascinantes en otros lugares también. Los científicos de la NASA pronto podrán remover un poco del polvo de algunas rocas marcianas que están ansiosas por revelar su vívido relato sobre el pasado del planeta rojo. El Laboratorio de Ciencias de Marte (Mars Science Lab, en indioma inglés) —llamado apropiadamente “Curiosity” (Curiosidad)— llegará allí en el año 2011 con el fin de leer el diario de Marte.

El pequeño vehículo, del tamaño de un automóvil, dará un paseo por la superficie rocosa, con todos sus aparatos levantados, no solamente para desempolvar rocas, sino también para vaporizarlas con un rayo láser, recolectar muestras con el fin de analizarlas allí mismo, tomar fotografías de alta resolución y muchas otras cosas más.

Arriba: Concepto artístico del vehículo Curiosity evaporando un sector de una roca para analizarla. [Imagen ampliada]

“Curiosity buscará moléculas orgánicas, los pilares químicos de la vida”, dice Joy Crisp, del Laboratorio de Propulsión a Chorro, de la NASA. “Queremos averiguar si el ambiente de Marte fue, o todavía es, capaz de albergar vida”.

“Para responder a la pregunta: ‘¿Hay vida en Marte?'”, la manera más razonable y productiva de hacerlo es buscar compuestos orgánicos que podrían significar vida en el presente o en el pasado, o bien que podrían provenir de meteoritos”, explica Michael Meyer, de las Oficinas Centrales de la NASA. “Si se encuentra algo, sabremos que estamos en una región que podría preservar evidencia de vida, si es que la hay o la hubo alguna vez. Tenemos mapas recibidos desde los satélites, pero no sabemos cuál de las prometedoras regiones podría realmente contener algo, y menos dónde esta el premio mayor”.

“La información preservada en las rocas es de particular interés”, dice Crisp. “Dicha información ha estado guardada durante miles de millones de años, y con ella se pueden responder preguntas como: ‘¿Dónde y por cuánto tiempo podría haber sido habitable Marte?’, ‘¿Hacía calor o frío en el pasado?’, o ‘¿El agua de Marte era ácida o salada?'”

Curiosity será el primer vehículo explorador en el Planeta Rojo, desde los famosos Spirit (Espíritu) y Opportunity (Oportunidad). Aunque será difícil competir con la resistencia de aquellos exploradores gemelos, el Curiosity será capaz de cubrir un rango mayor, tendrá más instrumentos y un brazo robot más grande y más fuerte. Además, usará una batería nuclear en vez de depender de la luz solar, así que no habrá que preocuparse porque el polvo acumulado en los paneles solares provoque que las reservas de energía disminuyan. Este nuevo vehículo tendrá mucha más potencia y será más consistente.

“El Curiosity además se posará en Marte de una forma novedosa”, dice Crisp. “Los vehículos Spirit y Opportunity se hallaban montados en un vehículo de descenso que chocó contra la superficie y luego rebotó, protegido por bolsas de aire, hasta que logró detenerse y finalmente se abrió. Luego, los exploradores tuvieron que ser bajados del módulo de descenso. En cambio, al Curiosity lo transportará un módulo de descenso llamado Cigüeña Celeste (Sky Crane, en idioma inglés), que lo hará descender suavemente hasta la superficie (sin necesidad de contar con bolsas de aire) por medio de cables, los cuales serán cortados una vez que las ruedas del vehículo se posen sobre la superficie.

Derecha: Concepto artístico del descenso del vehículo Curiosity en Marte. [Imagen ampliada] [Más información]

Meyer añade: “La diferencia más importante es que el Spirit y el Opportunity no son laboratorios analíticos; son más que nada para observar. Este nuevo vehículo hará un estudio más completo del ambiente marciano”.

Los sensores remotos, localizados en el mástil del Curiosity, estarán atentos a sus alrededores, buscando blancos prometedores y haciendo análisis a distancia, antes de que el vehículo se aproxime para mirar de cerca.

“El Curiosity tendrá un rayo láser en el mástil que podrá apuntar hacia una roca para vaporizar un pequeño puntito”, dice Crisp. “Esto produce una nube de plasma que nos dará información sobre la química de la roca. Luego, miraremos la luz reflejada por la roca para caracterizar minerales y suelos desde distancias de hasta 9 metros. Seremos capaces de clasificar minerales, hielos y moléculas orgánicas sin tener que conducir grandes distancias”.

El mástil también porta una cámara de alta resolución llamada, naturalmente, Mastcam. Dicha cámara observará, fotografiará y grabará en vídeo estructuras geológicas, y otros aspectos tales como cráteres, hundimientos y dunas.

Derecha: “Hermanos”. Este concepto artístico compara los vehículos Curiosity (izquierda) y Spirit (derecha). [Más información]

El brazo robot del explorador tiene su propio y exclusivo conjunto de instrumentos. El Espectrómetro de Partículas Alfa y Rayos X (Alpha Particle X-ray Spectrometer o APXS, en idioma inglés) medirá la abundancia de elementos químicos en el suelo, en el polvo, en las rocas y en muestras procesadas. Por su parte, el Dispositivo de Imagen con Lupa de Marte (Mars Hand Lens Imager o MAHLI, en idioma inglés) enviará imágenes en color, como aquellas que generalmente se toman con cámaras digitales en la Tierra, pero también actuará como una lente de aumento de las que usan los geólogos. Sus imágenes podrán ser usadas para examinar la estructura y la textura de las rocas, el polvo y la escarcha de hielo en escalas que van desde micras hasta centímetros.

Un instrumento de laboratorio, que se halla ubicado en el interior del cuerpo del vehículo, explorará el Planeta Rojo “olfateando” el aire, como hace un perro con un pájaro que vuela. El dispositivo de Análisis de Muestras en Marte (Sample Analisis at Mars o SAM, en idioma inglés) tiene respiraderos que se abren hacia la atmósfera y así poder determinar dónde es conveniente tomar muestras, por ejemplo si detectara metano en el área.

“Eso es importante, porque el metano puede ser expulsado por microbios”, explica Crisp, “o bien puede ser el producto de la reacción de agua líquida con rocas a cierta profundidad, bajo la superficie. El agua ‘que se halla debajo’ podría ser un nicho para la vida subterránea. El SAM podría ser usado también para ‘olfatear’ los gases expulsados al hornear una roca o muestra de suelo en el horno del vehículo”.

Además, el Curiosity llevará a bordo instrumentos para observar el estado del tiempo en Marte y para medir la radiación cósmica que bombardea la superficie del planeta.

“Este vehículo es intrínsecamente espectacular en términos de lo que la misión hará”, dice Meyer. “Es clave para el futuro. Preparará el escenario para entender si los compuestos orgánicos se pueden preservar en Marte y también nos dirá qué necesitamos usar para averiguarlo”.

Ahora, ¿dónde está ese diario?

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión






Descubren un territorio escondido en Mercurio

17 11 2009

El tercer sobrevuelo del planeta Mercurio que realizó la nave espacial MESSENGER ha proporcionado a los científicos una visión casi completa de la superficie del planeta y ha revelado algunos cambios drásticos en su cola, similar a la de un cometa.

Noviembre 3, 2009: El tercer sobrevuelo del planeta Mercurio que realizó la nave espacial MESSENGER ha proporcionado a los científicos, por primera vez, una visión casi completa de la superficie del planeta y ha revelado algunos cambios drásticos en la cola, similar a un cometa, de Mercurio.

“Las nuevas imágenes nos hacen recordar que Mercurio aún guarda sorpresas”, dice Sean Solomon, investigador principal de la misión y director del Departamento de Magnetismo Terrestre en la Institución Carnegie de Washington.

La sonda pasó sobre Mercurio el 29 de septiembre, ejecutando una maniobra crucial de asistencia gravitacional, diseñada con el propósito de ayudar a la nave MESSENGER a ingresar en la órbita de Mercurio en el año 2011. A pesar de haberse apagado temporalmente debido a la interrupción de energía en el sistema durante un eclipse solar, las cámaras de la nave y sus instrumentos revelaron el 6 por ciento de la superficie del planeta que antes no se había explorado de cerca, incluyendo esta región pintoresca repleta de impactos de cráteres y moldeada por la actividad volcánica:

Arriba: Esta imagen realzada en colores fue creada con una técnica estadística que destaca las sutiles variaciones de color registradas en los 11 filtros de la cámara de amplio campo visual de la nave MESSENGER. Generalmente, los colores están relacionados con la composición del material del subsuelo. [Más información] [Imagen ampliada]

La región brillante, ubicada cerca del margen superior derecho de la imagen, rodea lo que se sospecha es un explosivo conducto volcánico. La cuenca con forma de anillo doble, de 290 kilómetros de diámetro, que se encuentra localizada en la parte inferior de la imagen, tiene un interior llano que podría ser el resultado de un efusivo vulcanismo.

“Esta cuenca con forma de doble anillo, vista por primera vez en detalle, está increíblemente bien conservada”, hace notar Brett Denevi, quien es miembro del equipo de imágenes de la sonda y realiza investigaciones luego de finalizar su doctorado en la Universidad del Estado de Arizona. “El piso del interior de la cuenca es incluso más reciente que la cuenca misma y su color difiere del de sus alrededores. Probablemente hemos encontrado el material volcánico más reciente de Mercurio”.

Uno de los instrumentos de la nave espacial llevó a cabo las observaciones más exhaustivas hasta la fecha de la delgadísima atmósfera de Mercurio, o lo que se conoce como “exosfera”. El material de la exosfera proviene principalmente de la superficie de Mercurio, y ha sido expulsado debido a la radiación solar, el bombardeo del viento solar y la vaporización de meteoroides: diagrama. Esta tenue envoltura gaseosa se extiende, por acción de la presión de la radiación solar, hasta formar una larga cola, similar a la de un cometa, que parece estar experimentando cambios mientras Mercurio realiza su viaje alrededor del Sol.

“Un ejemplo sorprendente de lo que llamamos efectos ‘estacionales’ en la exosfera de Mercurio es la cola de sodio neutro, que se observó muy prominente en los dos primeros sobrevuelos, pero que ahora ha reducido significativamente su extensión”, dice el científico Ron Vervack, quien participa en el proyecto, en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, en Laurel, Md.

Arriba: Estas ilustraciones muestran cómo la cola de Mercurio, similar a la de un cometa, ha disminuido su tamaño desde el segundo sobrevuelo de la nave espacial MESSENGER, el cual tuvo lugar en octubre de 2008. Haga clic aquí para conocer los datos originales. [Más información] [Imagen ampliada]

“Esta diferencia se relaciona con variaciones esperadas en la presión de la radiación solar mientras Mercurio viaja en su órbita elíptica alrededor del Sol”, añade Vervack. La exosfera de Mercurio es una de las más dinámicas del sistema solar.

Las observaciones también muestran que el calcio y el magnesio en la exosfera exhiben cambios estacionales distintos al del sodio (una diferencia que los investigadores no comprenden por completo todavía). Después de que la nave espacial MESSENGER entre en la órbita de Mercurio, en 2011, podrá realizar un estudio continuo de los cambios estacionales de todos los elementos que constituyen la exosfera. Eso proporcionará información crucial sobre la importancia relativa de los procesos que originan, mantienen y modifican la atmósfera de Mercurio.

Aproximadamente el 98 por ciento de la superficie de Mercurio ha sido ya fotografiada por las naves de la NASA. Después de que MESSENGER entre en órbita será capaz de ver las regiones polares, las cuales son las únicas áreas que permanecen sin haber sido observadas en este planeta.

Haga clic aquí para ver más imágenes y conocer más datos sobre el tercer sobrevuelo.

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión





La nave LCROSS encuentra agua en la Luna

17 11 2009

El argumento de que la Luna es un sitio seco y desolado ya quedó en el pasado. En una conferencia de prensa que tuvo lugar hoy, investigadores dieron a conocer datos enviados por la misión LCROSS, de la NASA, los cuales indican que existe agua en un cráter lunar que se encuentra permanentemente en sombras.

Noviembre 13, 2009: El argumento de que la Luna es un sitio seco y desolado ya quedó en el pasado.

En una conferencia de prensa que tuvo lugar hoy, los investigadores dieron a conocer datos preliminares proporcionados por el Satélite de Observación y Detección de Cráteres (Lunar Crater Observation and Sensing Satellite ó “LCROSS”, en idioma inglés), de la NASA, los cuales indican que existe agua en un cráter lunar que se encuentra permanentemente en sombras. El descubrimiento abre un nuevo capítulo en nuestro entendimiento de la Luna.

Arriba: Imágenes enviadas por una cámara en las que se muestra un penacho de material expulsado aproximadamente 20 segundos después del impacto. Crédito: LCROSS/NASA. [Más imágenes]

“Estamos extasiados”, dijo Anthony Colaprete, científico del proyecto LCROSS y principal investigador en el Centro de Investigaciones Ames, de la NASA, ubicado en Moffett Field, California.

La nave espacial LCROSS y una sección de su cohete propulsor realizaron impactos casi simultáneos en el cráter Cabeus, localizado cerca del polo sur de la Luna, el 9 de octubre. Un penacho de polvo se desplazó en un ángulo alto más allá de la orilla de Cabeus y en dirección a la luz del Sol, mientras que otra cortina de polvo fue eyectada de manera más lateral.

“Existen muchas pruebas que demuestran que el agua estaba presente tanto en el penacho de vapor que se elevó en un ángulo alto como en la cortina expulsada que creó el impacto del cohete Centaur (Centauro) de la nave LCROSS”, dice Colaprete. “La concentración y distribución del agua y de otras sustancias requiere más análisis, pero se puede decir que Cabeus contiene agua”.

Desde que se produjeron los impactos, el equipo de ciencia de la misión LCROSS ha estado analizando la gran cantidad de datos que reunió la nave. Asimismo, el equipo se concentró en datos obtenidos de los espectrómetros del satélite, los cuales proporcionan la información más concluyente sobre la presencia de agua. El espectrómetro ayuda a identificar la composición de materiales al examinar la luz que éstos emiten o absorben.

Además, el equipo tomó las huellas espectrales de agua conocidas en el infrarrojo cercano, y de otros materiales, y las comparó con los espectros del impacto que obtuvo el espectrómetro de infrarrojo cercano de la nave LCROSS.

“Pudimos hacer coincidir los espectros de los datos reunidos por la nave LCROSS únicamente cuando insertamos los espectros para el agua”, dijo Colaprete. “Ninguna otra combinación razonable de otros compuestos que probamos coincidió con las observaciones. La posibilidad de contaminación del Centaur también fue descartada”.

Derecha: Datos obtenidos mediante el espectrómetro de infrarrojo cercano de la nave LCROSS, tomados de 20 a 60 segundos después del impacto del cohete de impulso Centaur. La curva corresponde a un modelo que contiene agua y otros compuestos (algunos de los cuales continúan sin identificación). Un modelo ajustado que contiene únicamente agua se puede hallar aquí. Crédito: NASA [Imagen ampliada] [Más imágenes]

Los investigadores obtuvieron una confirmación adicional, la cual provino de una emisión en el espectro ultravioleta que fue atribuida al hidroxilo (OH), un producto de la descomposición del agua por acción de la luz del Sol.

Datos proporcionados por los otros instrumentos de la nave LCROSS están siendo analizados con el fin de obtener indicios adicionales del estado y de la distribución del material en el sitio del impacto. El equipo científico de la misión LCROSS y colegas de éstos se encuentran estudiando los datos con el propósito de entender cabalmente el evento relacionado con el impacto, desde el destello hasta el cráter. El objetivo es entender la distribución de todos los materiales dentro del suelo en el sitio del impacto.

“Es posible que lleve algún tiempo comprender cabalmente los datos enviados por la nave LCROSS. Los datos son muy ricos”, dijo Colaprete. “Además del agua en Cabeus, hay indicios de otras sustancias intringantes. Las regiones de la Luna que se encuentran permanentemente en sombras son verdaderas trampas heladas, que reúnen y conservan materiales a través de miles de millones de años”.

Manténgase conectado para obtener más novedades.

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión





La lluvia de meteoros Leónidas del año 2009

11 11 2009

La lluvia de meteoros Leónidas alcanza su punto máximo el 17 de noviembre, esparciendo meteoros a través de América del Norte y sobre Asia.

Noviembre 10, 2009: La lluvia de meteoros Leónidas de este año alcanza su punto máximo el martes 17 de noviembre. Si los pronosticadores están en lo cierto, la lluvia debería producir un leve pero bonito rocío de meteoros sobre América del Norte, al cual le seguirá un despliegue más intenso en Asia. Habrá luna nueva, lo que hará propicio el escenario para lo que podría ser la mejor lluvia de Leónidas que se haya producido en años.

Filiatrault1_med2

“Pronosticamos de 20 a 30 meteoros por hora sobre las Américas y de 200 a 300 por hora en Asia”, comenta Bill Cooke, de la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides, de la NASA (Meteoroid Environment Office, en idioma inglés). “Nuestro pronóstico concuerda con el trabajo teórico independiente llevado a cabo por otros astrónomos”.1

Derecha: Un meteoro Leónida al amanecer, fotografiado en el año 2002 por Simon Filiatrault, de Quebec, Canadá. [Imagen ampliada]

Las Leónidas son trozos de polvo dejado por el cometa Tempel-Tuttle. Cada 33 años, el cometa visita el sistema solar interno y deja a su paso una corriente de residuos polvorosos. Muchas de estas corrientes se han desplazado a través de la porción de la órbita que la Tierra atraviesa en el mes de noviembre. Cada vez que chocamos con una, los meteoros salen volando de la constelación de Leo.

“Podemos predecir con bastante precisión cuándo la Tierra atravesará una corriente de polvo”, dice Cooke. “Sin embargo, la intensidad del evento es menos cierta porque no sabemos cuánto polvo hay en cada corriente”. ¡Advertencia para el observador!

El 17 de noviembre, la primera corriente tendrá lugar alrededor de las 09:00, hora universal o UT, en idioma inglés (4 a.m., hora oficial del Este o EST, en idioma inglés, 1 a.m., hora estándar del Pacífico o PST, en idioma inglés). El polvo es una difusa mezcla de partículas que provienen de diversas corrientes antiguas, las cuales deberían producir un evento importante, con dos a tres docenas de meteoros por hora en América del Norte. Para poder apreciar el espectáculo en plena magnitud se recomienda observar en cielos oscuros.

“Una característica para destacar de la lluvia que tendrá lugar este año es que parecerá que las Leónidas salen casi directamente del planeta Marte”, hace notar Cooke.

Es sólo una coincidencia. Es que este año, Marte atraviesa el radiante de las Leónidas en el momento en el cual se produce la lluvia. El Planeta Rojo es prácticamente dos veces más brillante que una estrella de primera magnitud, de manera que se convierte en un compañero llamativo para las Leónidas: Mapa del cielo.

La próxima corriente se producirá entre las 21:00 y las 22:00, hora universal o UT (en idioma inglés), justo antes del amanecer en Indonesia y en China. A esa hora, la Tierra atravesará un par de corrientes que dejó el cometa Tempel-Tuttle en 1466 y en 1533 antes de Cristo. Este evento doble podría producir hasta 300 Leónidas por hora.

visibility_strip

Arriba: Este lado de la Tierra quedará enfrentado a la corriente de polvo de las Leónidas cuando tenga lugar la lluvia de meteoros, el 17 de noviembre. Los observadores de India, China e Indonesia se verán favorecidos por la oscuridad, porque allí el evento se producirá antes del amanecer. Crédito de la imagen: Danielle Moser, de la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides, de la NASA.

“Incluso si se produjera la mitad de esa cantidad de meteoros, esta lluvia continuaría siendo una de las mejores del año”, comenta Cooke.

Las Leónidas son famosas por la cantidad de meteoros que pudieron observarse más recientemente, en 1999-2002, cuando las corrientes de polvo del cometa atravesaron el cielo ocasionando más de 1.000 meteoros por hora. La lluvia de Leónidas de 2009 no será como esa, pero que solamente una Leónida brillante pase por Marte hará que la noche valga la pena.

¡Disfrute del espectáculo!

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión