Un gran misterio: Júpiter pierde un cinturón

11 06 2010

En un sorprendente acontecimiento que ha transformado la apariencia del planeta más grande del sistema solar, uno de los dos cinturones de nubes más importantes de Júpiter ha desaparecido por completo.

Se busca: Cinturón gigante de nubes de color marrón lo suficientemente grande como para tragar veinte veces la Tierra. Quien lo encuentre, por favor devuélvalo a Júpiter.

Mayo 20, 2010: En un acontecimiento que ha transformado la apariencia del planeta más grande del sistema solar, uno de los dos principales cinturones de nubes ha desaparecido por completo.

“Este es un evento mayúsculo”, dice el científico planetario Glenn Orton, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por su sigla en idioma inglés), de la NASA. “Estamos siguiendo muy de cerca la situación pero aún no comprendemos por completo lo que está ocurriendo”.

Estas imágenes de Júpiter, tomadas por el australiano Anthony Wesley, quien se dedica a fotografiar el cielo, revelan que el SEB (South Equatorial Belt o Cinturón Ecuatorial Sur, en idioma español) se veía en agosto de 2009, pero en mayo de 2010 ya no se ve. Imágenes individuales: 4 de agosto de 2009; 8 de mayo de 2010.

Conocida como Cinturón Ecuatorial Sur (SEB, por su sigla en idioma inglés), la franja de nubes marrón tiene un ancho que equivale al doble del tamaño de la Tierra y una longitud veinte veces mayor. La pérdida de tan enorme “franja” puede ser vista fácilmente desde un extremo del sistema solar.

“Con telescopios de cualquier tamaño, o incluso con binoculares grandes, se ha observado que la apariencia singular de Júpiter siempre ha incluido dos cinturones ecuatoriales anchos”, dice el astrónomo aficionado Anthony Wesley, de Australia. “Recuerdo haberlo visto cuando era niño a través de mi pequeño telescopio refractor, y era inconfundible. Sin embargo, cualquiera que apunte su telescopio hacia Júpiter en este momento observará a un planeta con una sola franja; una imagen muy rara”.

Wesley es un experto en la observación de Júpiter; es famoso por haber descubierto un cometa que colisionó con dicho planeta en 2009. Como muchos otros astrónomos, a finales del año pasado, se dio cuenta de que el cinturón estaba desapareciendo, “pero ciertamente no esperaba que desapareciera por completo”, expresa. “Júpiter continúa sorprendiendo”.

Orton piensa que el cinturón no se ha ido, sino que sólo se encuentra escondido debajo de algunas nubes superiores.

Sin la presencia del SEB, la gran mancha roja de Júpiter se encuentra

rodeada de un color blanco casi initerrumpido. Anthony Wesley tomó

esta fotografía el 18 de mayo de 2010. [Imagen ampliada]

“Es posible”, plantea, “que algunos ‘cirros de amoníaco’ se hayan formado por encima del SEB, provocando de este modo que éste quede escondido”. En la Tierra, tenues cirros blancos se forman a partir de cristales de hielo. En Júpiter, se puede formar el mismo tipo de nubes, pero los cristales están compuestos por amoníaco (NH3), en lugar de agua (H2O).

¿Qué podría provocar tan enorme brote de “cirros de amoníaco”? Orton sospecha que cambios en los patrones de los vientos globales habrían traído material rico en amoníaco hacia la zona clara y fría que se encuentra sobre el SEB, creando así el marco idóneo para la formación de nubes heladas a gran altura.

“Me encantaría mandar una sonda para descubrir qué es lo que realmente está sucediendo”.

Ciertamente, la atmósfera de Júpiter es un misterioso lugar que al explorarlo podría proporcionar muchos beneficios. Nadie sabe, por ejemplo, por qué la Gran Mancha Roja es roja —o qué es lo que ha mantenido a esta desenfrenada tormenta durante tantos años. La teoría tampoco explica por qué este par de cinturones gemelos son de color marrón, ni por qué uno desaparecería mientras que el otro permanece. “Tenemos una lista muy larga de preguntas”, dice Orton.

Esta no es la primera vez que el SEB se desvanece.

“El SEB se desvanece en intervalos irregulares, los más recientes tuvieron lugar en: 1973-75, 1989-90, 1993, 2007 y 2010”, explica John Rogers, director de la Sección de Júpiter de la Asociación Astronómica Británica. “La atenuación de 2007 duró relativamente poco, pero en los demás años el SEB desapareció casi por completo, al igual que ahora”.

El retorno del SEB puede ser dramático.

Júpiter cautiva a los astrónomos antes del alba. Lyle Anderson,

de Duluth, Minnesota, tomó esta fotografía el 19 de mayo de 2010.

[Imagen ampliada][Mapa del cielo]

“Podemos esperar un espectacular despliegue de tormentas y vórtices cuando comience la ‘resucitación del SEB'”, comenta Rogers. “Siempre comienza en un solo punto y, desde allí, el disturbio se extiende rápidamente alrededor del planeta; a veces se vuelve incluso espectacular para los astrónomos aficionados que observan al planeta a través de telescopios de tamaño mediano. Sin embargo, no podemos predecir cuándo o dónde comenzará. De acuerdo con la experiencia de ocasiones anteriores, podría suceder en cualquier momento de los próximos dos años. Esperamos que ocurra en los próximos meses para que todos podamos tener un buen espectáculo”.

“Yo estaré observando en toda oportunidad que tenga”, dice Wesley. “Su resurgimiento será muy probablemente repentino y drámatico, con grupos de tormentas que circulan alrededor del planeta, que aparecen en un intervalo de semanas”.

Y claro, dice Orton, “cualquiera puede ser el primero en presenciar el regreso del SEB”.

Júpiter aparece brillante en el cielo occidental, justo antes del alba: mapa del cielo. Apunte su instrumento al “lucero de la mañana” y… ¿ese será realmente Júpiter? ¡Que tenga una excelente observación!

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.

Anuncios




Novedades sobre los vehículos exploradores de Marte

3 06 2010

Noticias desde el Planeta Rojo: el vehículo explorador de Marte, Opportunity, ha marcado un récord de permanencia en el planeta e intenta realizar una expedición maratónica a través de terreno peligroso. Mientras tanto, el otro vehículo, Spirit, se encuentra en peligro debido al invierno marciano que se aproxima. Pero, a pesar de sus inconvenientes, ambos exploradores continúan a la caza de nuevos descubrimientos. Los detalles los encontrará en la historia de hoy de Ciencia@NASA.

Mayo 21, 2010: A principios de este mes, el gerente del Proyecto de Exploración de Marte, John Callas, relató las novedades al personal de la NASA, en el Centro Marshall para Vuelos Espaciales, relacionadas con el futuro de los vehículos exploradores de Marte. Spirit (Espíritu, en idioma español), dice Callas, está en peligro debido al invierno marciano que se aproxima y Opportunity (Oportunidad, en idioma español) pronto podría involucrarse en problemas ya que intenta realizar una osada exploración a través de terreno peligroso. No obstante, ambos vehículos exploradores continúan en la búsqueda de nuevos descubrimientos.

En otras palabras, están haciendo tareas de rutina.

(Arriba) Huellas en la arena que dejó el vehículo explorador Opportunity. (Derecha) Concepto artístico de los exploradores de Marte.

El informe de Callas comenzó con el “afortunado explorador”, Opportunity, el cual marcó el récord de permanencia de los vehículos sobre la superficie de Marte, el 20 de mayo, dejando así atrás el récord de 6 años y 116 días que registró el Viking-1. Opportunity ahora está abriéndose paso muy lentamente a través de terreno escarpado hacia el colosal cráter Endeavour; un destino que el equipo está ansioso de alcanzar ya que puede llegar a tener posibles hábitats de vida marciana antigua.

Pero hay un problema.

“Cada uno de estos vehículos exploradores fue diseñado para recorrer alrededor de 1/3 de milla en total; sin embargo, Opportunity ya ha viajado aproximadamente 21 kilómetros (casi 13 millas)”, relata Callas. “El vehículo tendrá prácticamente que duplicar esa distancia para llegar al cráter Endeavour. Eso es como acumular 3.200.000 kilómetros (2 millones de millas) en el odómetro de un automóvil y luego querer volver a hacerlo todo sin cambiar el aceite”.

En este momento, las cámaras de Opportunity pueden ver parte del borde del cráter Endeavour en el horizonte, a aproximadamente 13 kilómetros (8 millas) de distancia, a través de las ondas formadas por la arena que lleva el viento.

Opportunity observa el borde de su punto de destino,

el enorme cráter Endeavour, en el horizonte, a través

del desértico paisaje. Crédito de la imagen:

NASA/JPL-Caltech/Universidad Cornell [Más información]

“Las ondas parecen olas en el océano; es como si estuviéramos en medio del océano y vemos tierra en el horizonte, que es nuestro destino”, dijo Steve Squyres, quien es el principal investigador de los vehículos Opportunity y Spirit. “Aun cuando sabemos que podríamos no llegar allí nunca, Endeavour es la meta que conduce nuestra exploración”.

El equipo del vehículo explorador tiene un nuevo truco bajo la manga para mejorar las posibilidades que tiene Opportunity de alcanzar el distante objetivo.

“Hemos estado desarrollando un modelo de los vehículos exploradores, creado por computadora, con el propósito de simular sus mecánicas sobre el terreno de Marte”, dice el investigador principal adjunto Ray Arvidson. A través de toda la misión, hemos registrado cada movimiento de los vehículos exploradores, de modo que tenemos antecedentes de su inclinación, de la fuerza de torsión de las ruedas y de su deslizamiento (todo lo que necesitamos para deducir las propiedades mecánicas del suelo que han atravesado). Y también tenemos buenas imágenes en estéreo de la topografía”.

El equipo ha utilizado toda esta información con el fin de simular el terreno al que ahora se enfrenta Opportunity y así determinar cuál es la mejor manera de cruzarlo. Este software ayudará a Opportunity a evitar las trampas de arena (como la que tiene atrapado a Spirit) y peligros parecidos para mejorar de este modo las posibilidades de llegar al cráter Endeavour.

“Si lo logramos, podremos tomar una muestra de un tipo de roca con la que todavía no nos hemos topado en Marte”, explica Callas. “El Orbitador de Reconocimiento de Marte ha detectado filosilicatos (minerales de arcilla) en Endeavour. Estos minerales se forman bajo condiciones húmedas, cálidas y no ácidas”.

Según Callas y Arvidson, estas rocas son buenas para conservar material orgánico e incluso micro fósiles.

“Hasta ahora, todas las pruebas que han hallado los vehículos exploradores, relacionadas con la existencia de agua en el pasado, han llevado a la conclusión de que el agua era muy ácida, lo cual provoca acidez estomacal en los astrobiólogos”, relata Callas. “Los filosilicatos sugieren la posibilidad de que haya existido agua con pH más neutral. Esto sería muy exitante debido a que significa que podría haber existido vida en el pasado en Marte”.

“Si lo logramos, estaremos parados justo en la parte más antigua de Marte; suelo antiguo expuesto, que aún se conserva después de 4 a 4,5 mil millones de años”, dice Arvidson.

Mientras tanto, Spirit no se mueve (está pegado al suelo durante el invierno). Para sobrevivir, debe soportar las temperaturas más frías a las que cualquiera de los dos vehículos exploradores se haya enfrentado y reunir suficiente energía solar para despertar del letargo”.

“Hemos perdido contacto”, comenta Arvidson. El Sol ha estado demasiado bajo como para que el vehículo explorador pueda recolectar energía suficiente para mantenerse en contacto con la Tierra. Ahora, simplemente está sobreviviendo”.

El 14 de mayo fue el solsticio de invierno en el hemisferio sur de Marte, donde Spirit está esperando que el Sol le de una dosis muy necesaria de energía solar. “En septiembre u octubre, el Sol estará lo suficientemente alto como para que Spirit despierte, nos escuche y nos ‘hable’. No será una gran sorpresa para mí si se despierta y dice: ‘Estoy aquí. ¿Qué hago ahora?'”.

Los científicos ya tienen una respuesta para darle: “Simplemente revela los secretos del núcleo marciano”. (Para obtener más información, lea la historia de Ciencia@NASA: “El viaje de Spirit al centro de Marte“).

En la actualidad, sin embargo, nadie sabe si Spirit logrará escuchar su próxima tarea; o si Opportunity completará el recorrido maratónico hasta el cráter Endeavour.

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.