Proyecto Libro Azul

26 05 2011

Este documento de 12 páginas, relata el programa de investigación de Objetos Voladores No Identificados por la Fuerza Aérea de EE UU. El Secretario de este ente militar, descontinuó el programa en 1969.

Portapapeles01Portapapeles02

Portapapeles03

Portapapeles04

Portapapeles05

Portapapeles06

Portapapeles07

Portapapeles08

Portapapeles08

Portapapeles09

Portapapeles10

Portapapeles11

Portapapeles012

Anuncios




La NASA anuncia resultados de un grandioso experimento sobre el espacio-tiempo

16 05 2011

Mayo 4, 2011: Einstein tuvo razón de nuevo. En efecto, existe un vórtice en el espacio–tiempo alrededor de la Tierra y su forma coincide precisamente con las predicciones de la teoría de la gravitación de Einstein.

Estos hechos fueron confirmados por investigadores en una conferencia de prensa que tuvo lugar en la base de operaciones de la NASA, en la cual anunciaron los muy esperados resultados del satélite Gravity Probe B (Sonda de Gravedad B, en idioma español), o GP–B, por su sigla en idioma inglés.

"El espacio–tiempo alrededor de la Tierra está siendo distorsionado exactamente como lo predice la relatividad general", dice el físico Francis Everitt, de la Universidad de Stanford, quien es investigador principal de la misión Gravity Probe B.

 

image_full

Concepto artístico de la sonda GP–B midiendo el espacio–tiempo curvo alrededor de la Tierra

"Este es un resultado grandioso", agrega Clifford Will, de la Universidad de Washington, en St. Louis. Experto en las teorías de Einstein, Will preside un panel independiente del Consejo Nacional de Investigaciones, el cual fue creado por la NASA en 1998 con el fin de monitorizar y revisar los resultados de la Gravity Probe B. "Algún día", predice, "esto formará parte de los libros de texto como uno de los experimentos clásicos en la historia de la física".

El tiempo y el espacio, según las teorías de la relatividad de Einstein, están entrelazados y forman un tejido de cuatro dimensiones que llamamos "espacio–tiempo". La masa de la Tierra crea una hendidura en este tejido, similar a lo que sucede cuando una persona pesada se sienta en el centro de una cama elástica. Según Einstein, la gravedad es simplemente el movimiento de los objetos que siguen las líneas curvas de la hendidura.

Si la Tierra se mantuviese estacionaria, ese sería el final de la historia. Pero la Tierra no se mantiene estacionaria. Nuestro planeta gira en torno a sí mismo, y ese giro debería torcer levemente la hendidura, jalándola hasta formar un remolino en cuatro dimensiones. Esto es lo que GP–B fue a investigar en 2004.

La idea que hay detrás del experimento es sencilla:

Colocar un giroscopio en órbita alrededor de la Tierra, con el eje de giro apuntando hacia alguna estrella distante, para que sirva como punto de referencia fijo. Debido a que está libre de fuerzas externas, el eje del giroscopio debería continuar apuntando hacia la estrella por siempre. Pero si el espacio está torcido, la dirección en la que apunta el eje del giroscopio debería cambiar con el paso del tiempo. Al registrar este cambio de dirección relativo a la estrella, sería posible medir las torceduras del espacio–tiempo.

Sin embargo, en la práctica, el experimento es absolutamente difícil de realizar. 

image_mini         

    

Uno de los giroscopios super esféricos de la Gravity Probe B

Los cuatro giroscopios que se encuentran ubicados a bordo de la GP–B son las esferas más perfectas creadas por el hombre. Estas esferas de cuarzo y silicio fundidos miden 3,8 centímetros (1,5 pulgadas) de diámetro (el tamaño de una pelota de ping-pong) y nunca se desvían de ser esferas perfectas en más de 40 capas de átomos. Si los giroscopios no fuesen tan esféricos, sus ejes de giro se tambalearían incluso sin la intervención de los efectos de la relatividad.

Según ciertos cálculos, la torsión del espacio–tiempo alrededor de la Tierra debería hacer que los ejes de los giroscopios cambien apenas 0,041 segundos de arco al año. Un segundo de arco es la 1/3600va parte de un grado. Para poder medir este ángulo correctamente, la GP–B necesitaba contar con una fantástica precisión de 0,0005 segundos de arco. Esto es tan difícil como medir el grosor de una hoja de papel vista de costado desde una distancia de casi 161 kilómetros (100 millas).

"Los investigadores a cargo de la GP–B tuvieron que inventar tecnologías completamente nuevas para hacer que esto sea posible", agrega Will.

Ellos desarrollaron un satélite "libre de arrastre" que pudiese rozar las capas externas de la atmósfera de la Tierra sin perturbar a los giroscopios. Resolvieron el problema de impedir que el campo magnético de la Tierra penetre en el interior de la nave. Asimismo, inventaron un aparato capaz de medir el giro de un giroscopio sin tocarlo. Si desea obtener más información acerca de estas tecnologías, puede consultar la historia de Ciencia@NASA: "Un rincón donde todo es (casi) perfecto".

Realizar el experimento era un desafío excepcional. Pero después de un año de captura de datos y de casi cinco años de análisis, los investigadores de la GP–B parecen haberlo conseguido.

"Medimos una precesión geodésica de 6,600 más o menos 0,017 segundos de arco y un efecto de arrastre de marco de 0,039 más o menos 0,007 segundos de arco", informa Everitt.

Para los lectores que no son expertos en relatividad: La precesión geodésica es el bamboleo producido por la masa estática de la Tierra (la hendidura en el espacio-tiempo) y el efecto de arrastre de marco es el bamboleo debido al giro de la Tierra (la torcedura del espacio–tiempo). Ambos valores coinciden precisamente con las predicciones de Einstein.

"En la opinión del comité que presido, este esfuerzo fue verdaderamente heroico. Nos hemos quedado boquiabiertos", dice Will.

 image_mini1

Concepto artístico del espacio–tiempo alrededor de un agujero negro. Crédito de la imagen: Joe Bergeron, de la revista Sky & Telescope.

Los resultados de la Gravity Probe B han dado a los físicos una renovada confianza en que las extrañas predicciones de la teoría de Einstein son, en verdad, correctas, y en que estas predicciones pueden por lo tanto ser aplicadas en otros casos. El tipo de vórtice de espacio–tiempo que existe alrededor de la Tierra es duplicado y ampliado en otros lugares del cosmos, como por ejemplo alrededor de masivas estrellas de neutrones, agujeros negros y núcleos activos de galaxias.

"Si uno intentara hacer girar un giroscopio en la severamente torcida región del espacio–tiempo alrededor de un agujero negro", dice Will, "no realizaría una precesión suavemente por una fracción de un grado. Se tambalearía de manera violenta e incluso podría voltearse".

En sistemas binarios de agujeros negros, esto es, donde un agujero negro orbita a otro, los agujeros negros mismos se encuentran girando y por lo tanto se comportan como giroscopios. ¡Imagínese un sistema de agujeros negros orbitándose mutuamente, tambaleándose de manera continua e incluso volteándose! Ese es el tipo de cosas que la relatividad general predice y que la GP–B confirma que en verdad pueden ocurrir.

El legado científico de la GP-B no se limita a la relatividad general. El proyecto también tocó la vida de cientos de científicos jóvenes:

"Debido a que el proyecto fue dirigido por una universidad, muchos estudiantes pudieron participar en él", dice Everitt. "Más de 86 tesis doctorales de Stanford y 14 de otras universidades fueron concedidas a estudiantes que trabajaron en el proyecto de la GP–B. También participaron varios cientos de estudiantes universitarios y 55 estudiantes de escuela secundaria e incluso la astronauta Sally Ride y el físico Eric Cornell, quien ganaría el premio Nobel".

El financiamiento de la NASA para la Gravity Probe B comenzó en el otoño de 1963. Eso quiere decir que Everitt y sus colegas han estado planeando, promocionando, construyendo, operando y analizando datos del experimento durante más de 47 años. Sin duda, es un esfuerzo descomunal.

¿Qué sigue?

Everitt recuerda un consejo que le dio su asesor de tesis Patrick M.S. Blackett, quien obtuvo el premio Nobel: "Si no puedes pensar en qué física investigar después, inventa una nueva tecnología y eso te llevará a una nueva física".

"Pues", dice Everitt, "inventamos 13 nuevas tecnologías para la Gravity Probe B. ¿Quién sabe a dónde nos llevarán?"

Después de todo, este podría ser sólo el comienzo de esta epopeya…

 

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.





Mejor que una taza de café: Los planetas se alinean en el cielo de la mañana

10 05 2011

Mayo 9, 2011: ¿Se ha despertado alguna vez al filo del amanecer y ha arrastrado los pies hasta la cocina en busca de su primera taza de café, todo para descubrir que no quedan granos de café?

La vida puede ser cruel en ciertas ocasiones.

Afortunadamente, esta semana no tendrá ese problema, pues habrá algo para ayudarlo a despertar que es incluso mejor que una taza de café. Cuatro grandes planetas se alinearán en el cielo de la mañana.

 

ver un video sobre el Gran Espectáculo Matutino de Planetas, en mayo de 2011.

 

Mire a través de cualquier ventana con orientación hacia el Este, alrededor de media hora antes del amanecer. Si tiene una vista del horizonte sin obstrucciones, podrá ver a Mercurio, a Venus, a Marte y a Júpiter agrupados, muy cerca uno del otro, en una región del cielo cuyo ancho es menor que 10°. Si lo deseara, podría ocultarlos a todos con su mano extendida. Pero no lo haga, la vista es demasiado buena.

La mejor mañana será la del 11 de mayo, cuando Venus y Júpiter se reúnan para formar una estrecha pareja separada solamente por 1/2°. (Ahora podrá ocultarlos usando un solo dedo.) Venus y Júpiter son tan brillantes que usted podría pensar que ha visto una supernova doble resplandeciendo a través del crepúsculo matutino. Pero no, simplemente estará viendo a los dos planetas más brillantes de nuestro propio sistema solar.

 

Vigile a Venus en particular. Conforme el Sol se levante e inunde el ciskymap_med_spanishelo matutino de azul, la Diosa del Amor no se desvanecerá. De hecho, se puede avistar a Venus a plena luz del día, si se sabe dónde encontrarlo.

El 11 de mayo es sólo el comienzo. A lo largo del mes, el cuarteto de mundos cambiará su ubicación diariamente, produciendo de este modo distintas formas en el cielo antes del amanecer.

El 13 de mayo, por ejemplo, Mercurio, Venus y Júpiter formarán un brillante triángulo celeste, casi un triángulo equilátero. Será una lección de geometría antes del desayuno. El 20 de mayo, aparecerá un nuevo triángulo. En este caso, los vértices serán Marte, Venus y Mercurio. Consejo para la observación: Marte no es tan brillante como los demás. Quizás sea necesario utilizar binoculares como ayuda para encontrar y apreciar al planeta rojo bajo la luz del crepúsculo de la mañana.

El espectáculo llegará a su fin el 30 de mayo, cuando una exquisita Luna creciente se una a los cuatro planetas para el Gran Final: Cinco puntos de luz celestial que motean el cielo del Este al mismo tiempo.

¡Qué manera de iniciar el día!

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.





Voyager: Una historia de amor

10 05 2011

Abril 28, 2011: Algún día, dentro de muchos años —tal vez miles de millones de años, nadie lo sabe— seres extraterrestres podrían sorprenderse al encontrar una vieja nave procedente de la Tierra. Situada improbablemente lejos de su planeta de origen, la antigua sonda está helada como el espacio que la rodea, su fuente de energía nuclear hace mucho que se ha agotado, una antena blanca e icónica apunta silenciosa hacia el vacío, sin enviar dato alguno a la especie que la construyó. Pero aun así la sonda Voyager (Viajero, en idioma español) podría hablar a quienes la encuentren.

Golden Record (record cover, 200px)

La portada del Disco de Oro de las sondas Voyager [ Más información]

Hay un Disco de Oro adherido a un lado de la sonda y si un extraterrestre (ET) logra descifrar su contenido se sorprenderá de nuevo, porque Voyager tiene una historia para contar —y es una historia de amor.

Regresemos la cinta hasta el año 1977.

El presidente de Estados Unidos era Jimmy Carter, la película más taquillera era La Guerra de las Galaxias (Star Wars, en idioma inglés), y la NASA estaba preparando el lanzamiento de las dos sondas Voyager, las cuales viajarían a los planetas exteriores del sistema solar. Así como las sondas Pioneer 10 y 11 (Pionero, en idioma español) que les precedieron, las sondas Voyager 1 y 2 volarían entre los planetas gigantes gaseosos y, después de un frenesí de recolección de datos, serían lanzadas como con una honda hacia afuera del sistema solar. Estas naves espaciales estaban destinadas a convertirse en embajadores interestelares. Menos de 9 meses antes de su lanzamiento, el personal de la NASA pidió a Carl Sagan que preparara "algún mensaje para una posible civilización extraterrestre".

Más tarde, un miembro del pequeño equipo de Sagan describiría el proceso como un "simulacro de incendio", en el que se arriesgaba nada menos que el llamado Primer Contacto.

"Las posibilidades de que una civilización extraterrestre encuentre a las sondas Voyager en el inmenso vacío del espacio son muy pequeñas —algunos dirían que infinitesimales— pero nosotros tomamos el trabajo muy en serio", recuerda Ann Druyan, quien era miembro del equipo. "Desde el momento en el que Carl describió el proyecto a Tim Ferris y a mí, lo percibimos como mítico".

Las sondas Voyager llevarían una selección de la mejor música de la Tierra, una galería de fotos de nuestro planeta y de sus habitantes y un ensayo sobre sonidos terrestres, tanto naturales como tecnológicos, con soporte de audio.

Pero, ¿cómo se podría guardar esta información? Una tecnología popular en la década de 1970 eran las cintas de 8 pistas. Esas no funcionarían. En primer lugar, ¿qué pensarían de nosotros los extraterrestres? Más aún, las cintas magnéticas son susceptibles de degradarse por la radiación espacial y los campos magnéticos. Un mensaje guardado en un medio de ese tipo se echaría a perder mucho tiempo antes de que lo encontraran.

El radioastrónomo Frank Drake, quien se convirtió en un miembro clave del equipo de Sagan, sugirió un disco fonográfico. Los extraterrestres tendrían buenas posibilidades de averiguar cómo reproducir ese tipo de tecnología de la vieja escuela y, además, los discos fonográficos son resistentes. Según uno de los cálculos, las marcas en un disco fonográfico de metal adecuadamente resguardado podrían durar cientos de millones de años en el espacio interestelar, erosionadas principalmente por una muy leve llovizna de impactos de micrometeoroides. Un disco de cobre cubierto de oro satisfaría los requisitos térmicos y magnéticos de las sondas Voyager.

Golden Record (Golden Record, 550px)

Haga clic para ver un video (en idioma inglés) sobre las sondas Voyager y su Disco de Oro.

"Finalmente decidimos diseñar el disco para que sonara a 16 2/3 revoluciones por minuto", escribió Sagan. Eso es la mitad de la velocidad de un disco convencional de 33 1/3. "Habría algunas pérdidas respecto de la fidelidad pero no pérdidas extremadamente severas, creemos, en especial si quienes encuentren el disco son tan listos como para haberlo hallado en primera instancia".

Escoger el contenido del disco fue un proceso embriagante y agotador. Aun con la velocidad de reproducción disminuida, había apenas suficiente espacio para unos 90 minutos de música y poco más de cien imágenes.

"Recuerdo que nos sentábamos alrededor de la mesa de la cocina para tomar estas enormes decisiones acerca de qué poner y qué dejar afuera", recuerda Druyan. "No podíamos sino darnos cuenta de la enorme responsabilidad que teníamos al crear un arca de Noé que duraría cientos de millones de años".

En su libro Murmullos de la Tierra ("Murmurs of Earth", en idioma inglés), Sagan y sus colaboradores describen el proceso de la toma de decisiones. Era más que nada un reto intelectual —por ejemplo, cómo abarcar la enorme variedad geográfica, histórica y cultural de la música de nuestro mundo en 90 minutos o menos. Entre la música occidental, se escogieron la 5ta. sinfonía de Beethoven y Johnny B. Goode, de Chuck Berry; un grupo de canciones selectas de Jefferson Starship quedaron descartadas. Algunos retos fueron de índole legal: la canción Here Comes the Sun, de The Beatles, no pudo ser enviada porque a pesar de que los miembros del famoso Cuarteto de Liverpool (los "Fab Four", como también los denominan en idioma inglés) aprobaron por unanimidad que su música fuese enviada a las estrellas, no eran dueños de los derechos de autor de su propia canción. Otros retos fueron burocráticos. En una de las muchas anécdotas que ilustran la condición humana en todo el contenido del Disco de Oro, Sagan describe el tortuoso proceso de obtener permiso para que un grupo de delegados de la Organización de las Naciones Unidas (ONU, por su sigla en idioma español) dijeran simplemente "Hola". Al final, eso no se pudo lograr, y Sagan acudió entonces a los departamentos de idiomas extranjeros de la Universidad de Cornell, donde profesores y alumnos se mostraron ansiosos por colaborar. De este modo, se pudo armar un conjunto representativo de saludos cortos, comenzando por el idioma sumerio, uno de los más antiguos que conocemos, y terminando con el saludo de un niño estadounidense de cinco años: "Saludos de parte de los niños del planeta Tierra".

Cuando todo estuvo dicho y hecho, las naves espaciales Voyager despegaron con 118 fotografías, 90 minutos de música, saludos en 55 idiomas humanos y un lenguaje de ballenas, un ensayo con soporte de audio que contenía desde pozos de lodo burbujeantes hasta perros ladrando y el estruendoso despegue de un cohete Saturno V, un extraordinariamente poético saludo del Secretario General de las Naciones Unidas y las ondas cerebrales de una joven mujer enamorada.

De todas las selecciones hechas para el disco, la última podría ser la que despierte más curiosidad en los extraterrestres. Ciertamente, tiene ese efecto en los seres humanos que la escuchan.

¿Cómo toparse con una mujer joven y enamorada y grabar sus ondas cerebrales para un mensaje interestelar? Ayuda el hecho de que la mujer sea miembro del equipo de grabación: Ann Druyan.

Golden Record (Ann's Brain Waves, 550px)

Una muestra de las ondas cerebrales de Ann Druyan, grabadas el 3 de junio de 1977.

"Me surgió esta idea", recuerda Druyan, "de que pusiéramos el electroencefalograma (EEG) de alguien en el disco. Sabemos que los patrones de los EEG registran algunos cambios en el pensamiento. ¿Podría ser posible, me pregunté, que alguna tecnología avanzada, dentro de millones de años, pudiese descifrar los pensamientos humanos?"

Sagan y los demás aprobaron la idea, y pidieron a Druyan que fuese la voluntaria para someterse al estudio de las ondas cerebrales.

"Contacté al Dr. Julius Korein, del Centro Médico de la Universidad de Nueva York (New York University Medical Center, en idioma inglés) y, con la ayuda de Tim Ferris, hicimos una sesión de grabaciones de una hora de duración de lo más profundo de mi ser".

El EEG fue programado para el 3 de junio de 1977. Druyan preparó un libreto para guiar sus pensamientos —"un itinerario mental de las ideas e individuos de la historia cuya memoria esperaba poder perpetuar". Pero ella no pudo prepararse para lo que sucedería dos días antes de la grabación programada.

"El 1 de junio de 1977, Carl y yo mantuvimos una maravillosa e importante conversación telefónica", recuerda. Sin que hubiese una cita o siquiera un solo momento romántico previo, los dos se habían enamorado durante los alocados apurones por terminar el Disco de Oro. "Decidimos casarnos. Para ambos, fue simplemente un momento de esos en los que se exclama: ¡Eureka! —la idea de que podríamos haber hallado la pareja perfecta. Fue un descubrimiento que se ha reafirmado de incontables maneras desde entonces".

Los ecos de aquel momento reverberaron en su mente durante la grabación. Su mente consciente pudo haber estado recitando cultura y filosofía, pero su subconsciente zumbaba con la euforia de la Gran Idea del Amor Verdadero. La hora de grabación fue comprimida a un solo minuto que suena, apropiadamente, como una tira de petardos en explosión.

"Mis sentimientos de mujer de 27 años, locamente enamorada, están en ese disco", dice Druyan. "Es para siempre. Será verdadero dentro de 100 millones de años. Para mí, las sondas Voyager son una especie de alegría tan poderosa que me aleja del miedo a morir".

Si los extraterrestres alguna vez encuentran las sondas Voyager y descifran su contenido, estarán brevemente en contacto con docenas de músicos, artistas, ballenas, perros, grillos, ingenieros y gente trabajadora común. Pero al único ser humano que tendrán oportunidad de conocer verdaderamente es a esa joven mujer —lo cual no es una mala elección.

Se ha hecho notar que quienes más probabilidades tienen de encontrar a las sondas Voyager… somos nosotros mismos. Finalmente, la tecnología permitirá a los seres humanos alcanzar y recuperar las distantes sondas. En ese caso, serán simples cápsulas del tiempo del año 1977.

El escritor Arthur C. Clarke reconoció esta posibilidad y sugirió añadir una nota al Disco de Oro. "Por favor déjenme en paz; permítanme continuar mi viaje hacia las estrellas".

Porque las sondas Voyager tienen una historia para contar.

Créditos y Contactos

Autor: Dr. Tony Phillips
Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Carlos Román
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Carlos Román

Más información

Misión Interestelar de las Sondas Voyager (Voyager Interstellar Mission, en idioma inglés) —Portal

Proyecto Voyager: Imágenes y videos

1. El equipo que armó el Disco de Oro fue dirigido por Carl Sagan e incluyó a: Frank Drake, Ann Druyan, Timothy Ferris, Jon Lomberg y Linda Salzman Sagan.

2. El libro Murmullos de la Tierra, escrito por Sagan y sus colaboradores, está agotado, pero se lo puede encontrar a través de vendedores de libros en Internet.

3. El Disco de Oro de las sondas Voyager puede conseguirse en formato de disco compacto, bajo el título: Murmullos de la Tierra. Así como el libro del mismo nombre, el disco compacto también está agotado, pero se lo puede encontrar a través de vendedores particulares en Internet. El autor (TP) recomienda escuchar el disco una vez sin leer la lista de contenido que figura en la tapa trasera. La poca familiaridad con algunas de las pistas puede hacernos sentir por un momento como extraterrestres en nuestro propio planeta.

4. No olvidemos a las naves Pioneer: Las sondas Pioneer 10 y 11 llevaron el primer mensaje a las estrellas. "Fijado a uno de los soportes metálicos de las antenas de cada sonda, hay una placa de 15 x 23 centímetros (6 x 9 pulgadas), hecha de aluminio y recubierta de oro, en la cual hay un dibujo grabado que describe algo sobre la época y la localización de la civilización humana cerca de la década de 1970, representado en un lenguaje científico que otras civilizaciones tecnológicas podrían llegar a entender. La placa también contiene un bosquejo de dos representantes de la especie humana saludando al cosmos con esperanza", escribió Sagan en Murmullos de la Tierra. Las sondas Voyager eran naves espaciales más veloces y en algún momento superarán a las Pioneer (que ya habían sido lanzadas a principios de la década de 1970). El equipo de Sagan deseaba que el mensaje de las sondas Voyager fuera también un adelanto considerable, y no solamente unos pocos y simples bosquejos y un saludo corto.

 

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.





Científicos aficionados realizan descubrimientos increíbles

9 05 2011

Abril 22, 2011: "En algún lugar, algo increíble espera ser conocido", escribió Carl Sagan.

Y ahora usted puede ser quien lo descubra, gracias a Zooniverse (palabra en idioma inglés compuesta de Zoo: zoológico y Universe: universo), un sitio único en Internet para los ciudadanos interesados en la ciencia. Los voluntarios (o científicos aficionados) de Zooniverse, quienes se autodenominan "Zooites", están trabajando en un proyecto llamado Galaxy Zoo (palabra en idioma inglés compuesta de Galaxy: galaxia y Zoo: zoológico), clasificando imágenes de galaxias distantes fotografiadas por el Telescopio Espacial Hubble, de la NASA.¹

"Las personas no solamente son mejores que las computadoras para detectar las sutilezas que diferencian las galaxias, sino que pueden hacer cosas que las computadoras no pueden, como por ejemplo detectar cosas que parecen interesantes", explica Chris Lintott, quien es el director de Zooniverse, y astrónomo de la Universidad de Oxford.

Hanny van Arkel, una profesora holandesa que trabaja como voluntaria en el proyecto (o "Zooite", en idioma inglés), descubrió este extraño objeto verde flotando en su "sopa cósmica":

image_full

En esta imagen, el "Voorwerp" flota cerca de una galaxia espiral. Crédito: Telescopio Espacial Hubble, NASA/ESA (National Aeronautics and Space Administration/European Space Agency – Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio/Agencia Espacial Europea)

 

Cuando van Arkel notó este inusual objeto verdoso y subió la imagen en el foro Galaxy Zoo, ni siquiera los expertos sabían qué era.² Lo nombraron "Voorwep", que en idioma holandés significa "objeto".

Otro grupo de "Zooites" encontró "guisantes" verdes en su "sopa cósmica" y apodó a su grupo los "Peas-Corp" (o la corporación guisante, en idioma español).

Los guisantes resultaron ser pequeñas galaxias verdes, redondas, de aproximadamente una décima parte del tamaño de la Vía Láctea. Ahora se cree que éstas son las fábricas de estrellas más eficientes del universo, las cuales rápidamente forman enormes cantidades de estrellas. "Fue fácil encontrar ‘guisantes’ por computadora una vez que supimos que estaban allí, pero sin el factor humano nunca los hubiéramos notado", dice Lintott.

image_full1

Estos "guisantes" son, en verdad, galaxias. Crédito: Carolin Cardamone y Sloan Digital Sky Survey (Exploración Digital del Espacio Sloan, en idioma español).

 

Lintott dio inicio a Zooniverse en el año 2007 con el fin de resolver un problema muy grande y único: "Tenía muchas galaxias en mis manos", explica él.

Asimismo, Lintott clasificó, según la forma, un millón de imágenes de galaxias tomadas por el programa Sloan Digital Sky Survey (Exploración Digital del Espacio Sloan, en idioma español). Primero, él hizo lo que cualquier científico que se precie hubiera hecho.

"Le pedí a un estudiante de posgrado que las clasificara".

El estudiante era bueno para eso, pero después de que catalogó 50.000 imágenes, era obvio que necesitaba ayuda –mucha ayuda– para clasificar las otras 950.000. La solución se le ocurrió a Lintott y al muy aliviado estudiante mientras estaban sentados en un bar.

"¿Por qué no pedir voluntarios?"

Zooniverse y su primer proyecto, Galaxy Zoo, habían nacido.

image_full2

Involúcrese en ciencia real en el portal Zooniverse.

 

"Quedamos anonadados por la respuesta. Tuvimos tanto éxito que nuestro servidor colapsó durante la primera mañana".

Rápidamente resolvieron el problema del servidor y el proyecto prosiguió su marcha. Con el Telescopio Espacial Hubble, Galaxy Zoo lleva a los voluntarios más profundo que nunca hacia el cosmos. Y el equipo Zooniverse ha demostrado que las clasificaciones de los "Zooites" son tan buenas como aquellas hechas por astrónomos profesionales.

"Su contribuciones son extremadamente importantes", dice Lintott. "Ellos nos están ayudando a aprender cómo se forman y evolucionan las galaxias. Y toman su trabajo muy seriamente".

Pero eso no evita que tengan una sensación de aventura y de absoluta diversión mientras investigan.

"Hace poco tiempo, algunos ‘Zooites’ nos pidieron que los lleváramos en peregrinación al lugar donde había nacido Zooniverse. ¡Hubo una gran celebración en el bar aquella noche!"³

Después de que Galaxy Zoo estuvo en marcha, científicos comenzaron a acercarse a Lintott en conferencias para pedirle ayuda. "Ellos se dieron que cuenta de que habíamos encontrado una manera genial de clasificar muchos datos rápidamente".

Ahora, Zooniverse ofrece diversos proyectos de "ciencia ciudadana", entre los cuales se incluyen tres proyectos más en los que se utiliza información proporcionada por la NASA. Los voluntarios de Moon Zoo (palabra en idioma inglés compuesta de Moon: Luna y Zoo: zoológico) usan datos proporcionados por el Orbitador de Reconocimiento Lunar (Lunar Reconnaissance Orbiter o LRO, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, para contar cráteres, ayudando de este modo a escribir la historia de la Luna. Participantes del proyecto Vía Láctea rastrean imágenes infrarrojas reunidas en dos sondeos de regiones interiores de la Vía Láctea llevados a cabo por el Telescopio Espacial Spitzer, de la NASA. Ellos colaboran con los astrónomos para catalogar características intrigantes, confeccionar mapas de nuestra galaxia y planear futuras investigaciones. Los cazadores de planetas de Zooniverse ayudan al telescopio Kepler, de la NASA, a encontrar estrellas que podrían albergar planetas.

"Me encantaría confirmar uno de sus descubrimientos y poder enviar un correo electrónico a alguien diciendo: ‘¡Usted ha encontrado un planeta!’"

Ahora, por favor disculpe a esta escritora. Tiene que realizar una cacería de planetas

 

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.





Meteoros del Cometa Halley

4 05 2011

Abril 27, 2011: ¿Buscando aventuras? Levántese muy temprano por la mañana de este 6 de mayo y diríjase al campo, lejos de las luces de la ciudad. No estará solo. Los pajarillos estarán ya despiertos y cantando algunas coplas sobre el amanecer que llega y, desde luego, sobre la lluvia de meteoros eta Acuáridas.

Las eta Acuáridas se ven mejor desde el hemisferio sur del planeta, pero siempre tienen algo especial para ofrecer sin importar dónde usted viva: “Cada meteoro eta Acuárida es un trocito del Cometa Halley que hace una caída en picada suicida en nuestra atmósfera”, explica Bill Cooke, un astrónomo de la NASA. “Muchas personas nunca han visto este famoso cometa pero, en la mañana del 6 de mayo, podrán observar cómo algunos de sus remanentes dibujan trazas encendidas en el cielo”.

Mensajero de épocas tempranas del universo, el Cometa Halley completa una órbita alrededor del Sol cada 76 años. Cada vez que pasa cerca del Sol, el intenso calor solar evapora aproximadamente 6 metros de hielo y rocas del núcleo del cometa. Las partículas residuales de este proceso, cada una del tamaño aproximado de un grano de arena, se esparcen a lo largo de la órbita del cometa, llenándola así de minúsculos meteoroides.

“Aunque el Cometa Halley se encuentra por el momento en las profundidades del sistema solar exterior, y no regresará a la Tierra hasta el año 2061, nos deleita con una lluvia de meteoros dos veces por año, cuando nuestro planeta pasa por la nube de residuos”, dice Cooke. “En mayo tendremos la lluvia de meteoros eta Acuáridas, y en octubre tendremos la lluvia de meteoros Oriónidas”.

Y además hay algo especialmente significativo acerca de la lluvia de meteoros eta Acuáridas de 2011.

“Esta es su oportunidad del año para ver a los meteoros cruzar el cielo sin que el molesto brillo de la Luna los atenúe”.

Una delgada luna creciente se ocultará tras el horizonte en las primeras horas de la noche anterior, dejando de este modo un lienzo oscuro para cuando ocurra el despliegue. Los madrugadores están de suerte, ya que la mejor vista se dará una o dos horas antes del amanecer. Recuéstese donde pueda ver la mayor expansión de cielo posible para poder captar más meteoros con su visión periférica. Mire hacia arriba, en la oscuridad, y relájese.

image_full

Una cámara para detectar meteoros brillantes (bolas de fuego) en el Centro Marshall para Vuelos Espaciales, de la NASA, captó el vuelo de este meteoro eta Acuárida en mayo de 2009. [Videos (en idioma inglés)

ver video en:

https://science.nasa.gov/media/medialibrary/2011/04/27/eta.avi

El radiante de la lluvia de meteoros eta Acuáridas está en la constelación de Acuario: ver un diagrama. Pero usted no necesita mirar hacia el radiante para ver los meteoros.

“Los meteoros pueden aparecer en cualquier parte del cielo”, dice Cooke. “De hecho, las colas de sus trazas tienden a apuntar hacia el radiante. De modo que si se mira en esa dirección, las trazas de los meteoros pueden parecer algo gruesas y cortas. Se verán mucho más largas aquellas trazas de los meteoros que se alejen de nuestra vista que las de aquellos que vengan hacia nosotros”.

Usted no necesitará usar binoculares o un telescopio para observar los meteoros eta Acuáridas. El campo de visión del ojo desnudo es usualmente ideal para ver meteoros, los cuales de vez en cuando dejan trazas que abarcan más de 45 grados a través del firmamento.

“Los meteoros eta Acuáridas son rápidos, con velocidades de 66 km/s (¡238.200 km/h o 148.000 millas/hora!) y, a menudo, dibujan largas trazas en el cielo, que en ocasiones dejan residuos brillantes y persistentes. En el hemisferio norte, dependiendo de la latitud en que usted se encuentre (cuanto más cerca del ecuador, mejor), podrá ver entre 10 y 40 meteoros antes del amanecer.

Recuerde llevar una silla reclinable, o una manta para recostarse, y tal vez sea bueno llevar también un termo con café caliente. Despues de todo, ¡usted estará despierto muy temprano! El aire nocturno de la primavera (que se vive ahora en el hemisferio boreal) puede ser húmedo y frío, así que traiga otra manta (o mejor aún, un enorme y lanudo perro) tanto para cobijarse como para estar acompañado. Los Golden Retriever resultan ideales para la ocasión.

Le aseguramos que será una experiencia memorable. La brisa nocturna acariciando sus mejillas, el aroma del café caliente en el aire de la madrugada, un coro cada vez más intenso de cantos de aves que acompañan su espectáculo de luz personal —y su más grande admirador a su lado. El evento no puede ser mejor.

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.





Las naves espaciales Voyager se adentrarán en el espacio interestelar

4 05 2011

Abril 28, 2011: Después de más de 30 años de haber dejado la Tierra, las sondas espaciales gemelas Voyager (Viajero, en idioma español), de la NASA, se encuentran en los límites del sistema solar. No sólo están allí, sino que además siguen en funcionamiento. Y cada día envían de regreso a la Tierra un mensaje que, para los cientificos, es inquietante y a la vez emocionante.

El mensaje es: “Esperen lo inesperado”.

“Es extraño”, dice Ed Stone, de Caltech, quien es científico del Proyecto Voyager desde 1972. “Voyager 1 y 2 tienen un talento natural para hacer descubrimientos”.

Hoy, 28 de abril de 2011, la NASA dio una conferencia de prensa en la cual reflexionó sobre los logros de la misión Voyager, y ofreció un panorama de lo que les espera a las sondas conforme se preparan para adentrarse en los dominios de la Vía Láctea.

La aventura comenzó a fines de la década de 1970 cuando las sondas aprovecharon una alineación poco común de los planetas exteriores para iniciar su Gran Tour. Voyager 1 visitó a Júpiter y a Saturno, mientras que Voyager 2 sobrevoló a Júpiter, a Saturno, a Urano y a Neptuno. (Voyager 2 sigue siendo la única sonda que ha visitado a Urano y a Neptuno.)

Cuando se le pregunta cuáles fueron los descubrimientos más importantes de esos encuentros, Stone hace una pausa, no porque le falte material para responder, sino porque lo abruma la cantidad de respuestas posibles. “Es difícil escoger”, dice.

La lista parcial que dio Stone incluye el descubrimiento de volcanes en Io (una luna de Júpiter), evidencia de un océano debajo de la superficie congelada de Europa, indicios de lluvia de metano en Titán (una luna de Saturno), los erráticamente inclinados polos magnéticos de Urano y de Neptuno, géiseres de hielo en Tritón (una luna de Neptuno), vientos planetarios que son más y más rápidos cuanto más alejados estén del Sol.

“Cada uno de estos descubrimientos cambió la visión que teníamos de otros mundos”, dice Stone.

En 1980, Voyager 1 usó la gravedad de Saturno para impulsarse, como lanzada por una honda, fuera del plano del sistema solar. En 1989, Voyager 2 empleó una táctica semejante con Neptuno. Ambas sondas fijaron su curso hacia el vacío.

Navegar hacia el vacío parece ser un suceso en el cual hay poca actividad, pero los descubrimientos continuaron.

image_mini

ver video en:

http://www.nasa.gov/multimedia/videogallery/index.html?media_id=84295841

Stone lo explica comparándolo con la pileta para lavar los platos, en la cocina. “Abra la llave”, dice. “El punto donde cae el chorro de agua en la pileta, eso es el Sol, y la delgada capa de agua que fluye radialmente hacia afuera de ese punto es el viento solar. Observe cómo el Sol parece ‘inflar una burbuja’ a su alrededor”.

Esa burbuja realmente existe. Los investigadores la llaman la “heliosfera”, y tiene un tamaño descomunal. Conformada por plasma solar y campos magnéticos, la heliosfera es aproximadamente tres veces más ancha que la órbita de Plutón. Todo planeta, asteroide, nave espacial y forma de vida que pertenece a nuestro sistema solar se encuentra en su interior.

Las Voyager están intentando escapar, pero aún no están allí. Para darnos una idea de la ubicación en la cual se encuentran, Stone regresa a la pileta para lavar los platos, en la cocina: “Conforme se expande el agua (o el viento solar), se torna cada vez más delgada y deja de ejercer una presión significativa. De manera abrupta, se forma un anillo turbulento y lento. Ese anillo exterior es la heliofunda: allí es donde están las Voyager ahora”.

La heliofunda es un lugar muy extraño, repleto de una “espuma” magnética con la que ninguna otra nave espacial se ha encontrado antes, y donde hacen eco destellos de radio de baja frecuencia que sólo han sido escuchados en los confines exteriores del sistema solar, un lugar tan alejado de casa que el Sol es apenas un minúsculo punto de luz.

“La heliofunda no es, en muchos sentidos, como lo predecían nuestros modelos”, dice Stone.

image_full1

Las sondas Voyager se encuentran en la heliofunda.

En junio de 2010, Voyager 1 envió una transmisión a la Tierra que contenía un número sorprendente: cero. Esa es la velocidad radial del viento solar en el lugar donde se encuentra la sonda ahora. Nadie piensa que eso significa que el viento solar se ha detenido; quizás solamente se mueve en otra dirección. ¿Pero hacia dónde? Voyager 1 está intentando descifrarlo a través de una serie de maniobras que imitan una veleta, en las cuales cambia de dirección intentando seguir el rumbo local de la brisa. Parece que a la vieja nave espacial aún le quedan algunas jugadas por hacer.

Nadie sabe todavía con certeza cuántos kilómetros más tendrán que recorrer las sondas Voyager hasta liberarse de la heliosfera y adentrarse en el espacio interestelar. Sin embargo, la mayoría de los investigadores creen que falta muy poco. “La heliofunda tiene un espesor de 5 a 6 mil millones de kilómetros (3 a 4 mil millones de millas)”, según estima Stone. “Eso significa que saldremos de ella en aproximadamente cinco años”.

Queda todavía mucha energía para el resto del viaje. Ambas naves Voyager reciben su energía del decaimiento de una fuente térmica de Plutonio 238. Esto permitirá que los subsistemas cruciales sigan funcionando hasta al menos el año 2020.

Después de eso, dice, “las sondas Voyager serán nuestros silenciosos embajadores a las estrellas”.

image_mini1

El Disco de Oro que se encuentra a bordo de las sondas Voyager.

Cada sonda, como es bien sabido, lleva a bordo un Disco de Oro, literalmente; es decir, un disco de fonógrafo hecho de cobre y bañado en oro. Contiene 118 fotografías de la Tierra; 90 minutos de la mejor música del mundo; un ensayo sonoro llamado Sonidos de la Tierra (con sonidos muy variados que van desde burbujeantes depósitos de lodo hasta el ladrido de un perro o el estruendoso lanzamiento del Saturno 5); saludos en 55 idiomas humanos y un lenguaje de ballenas; las ondas cerebrales de una joven mujer enamorada; y una salutación del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas. Un equipo, que fue dirigido por Carl Sagan, confeccionó estas grabaciones como mensaje para civilizaciones extraterrestres que pudieran toparse con las naves espaciales.

“Dentro de mil millones de años, cuando todo lo que hemos construido en la Tierra se haya convertido en polvo, cuando los continentes hayan cambiado más allá de lo reconocible y nuestra especie haya sido alterada de manera inimaginable o se haya extinguido, los registros que hay a bordo de las naves Voyager hablarán por nosotros”, escribieron Carl Sagan y Ann Druyan en la introducción de la versión en CD del disco.

Algunas personas hacen notar que la probabilidad de que alienígenas encuentren el Disco de Oro es fantásticamente pequeña. Las sondas Voyager no se acercarán ni a unos pocos años luz de otra estrella durante los siguientes 40.000 años. ¿Cuáles son las probabilidades de hacer contacto en esas circunstancias?

Pero, por otro lado, ¿cuáles son las probabilidades de que una raza de primates haya evolucionado hasta convertirse en seres inteligentes, que hayan desarrollado el vuelo espacial y que hayan enviado el sonido de perros ladrando hacia el cosmos?

En efecto, hay que esperar lo inesperado.

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión.