Se confirmaron indicios sobre la existencia de agua en el pasado de Marte

29 12 2011

Diciembre 29, 2011:  Opportunity (Oportunidad, en idioma español), el vehículo explorador de Marte, el cual es propiedad de la NASA, ha encontrado brillantes vetas de un mineral. Aparentemente, se trata de yeso depositado por el agua cerca del borde del cráter Endeavour. El descubrimiento fue presentado ayer en la conferencia de la Unión de Geofísica Estadounidense, la cual se llevó a cabo en San Francisco.
"Esto cuenta una historia real en la que el agua fluía debajo del suelo, por las grietas de las rocas", dice Steve Squyres, de la Universidad de Cornell, en Ithaca, Nueva York, quien es el principal investigador de la misión Opportunity. "Este material es un depósito químico bastante puro que se formó justo en el lugar donde pudimos verlo.1 Es la clase de cosas que hacen que un geólogo salte de su silla".

Slam Dunk (gypsum, 558px)

Esta imagen en color de una veta de mineral, denominada "Homestake", proviene de la cámara panorámica de Opportunity, que la examinó en noviembre de 2011. De este modo, se descubrió que es rica en calcio y en azufre; posiblemente, se trate de yeso mineral, también llamado sulfato de calcio. [Imagen ampliada]

La veta examinada más de cerca por Opportunity tiene casi el ancho de un pulgar humano (de 1 a 2 centímetros) y de 40 a 50 centímetros de largo. Las observaciones llevadas a cabo por el vehículo de exploración revelan que esta veta y otras similares se encuentran dentro de las inmediaciones de la orilla del cráter Endeavour. Nada como eso se ha visto en los 33 kilómetros de llanuras repletas de cráteres que Opportunity exploró durante 90 meses antes de llegar a Endeavour, ni en el suelo más elevado de la orilla del cráter.2

El mes pasado, los investigadores usaron el Generador de Imágenes Microscópicas y el Espectrómetro de Rayos X y Partículas Alfa, ubicados en el brazo robot del vehículo de exploración, y filtros múltiples de la cámara panorámica, localizada en el mástil del vehículo de exploración, con el fin de examinar la veta, a la cual se llama informalmente "Homestake".  El espectrómetro ha identificado bastante cantidad de calcio y azufre, en una proporción que indicaría que se trata de sulfato de calcio relativamente puro.

Meteor Counter (signup)

El sulfato de calcio puede existir en muchas formas; varía según la cantidad de agua que ingresa a la estructura cristalina de los minerales. Los datos proporcionados por los múltiples filtros de la cámara sugieren la presencia de yeso, un sulfato de calcio hidratado. En la Tierra, el yeso es usado para hacer placas y estuco.

Observaciones realizadas desde órbita habían detectado yeso en Marte previamente. Un campo de dunas de yeso transportado por el viento hacia el norte de Marte se asemeja a las brillantes dunas de yeso que se pueden observar en el Monumento Nacional Arenas Blancas (White Sands National Monument, en idioma inglés), en Nuevo México. El origen de estos vendavales que desplazaron el yeso es aún incierto.
"La procedencia de la arena de yeso del norte de Marte es un misterio", dijo el miembro del equipo científico de Opportunity Banton Clarck, del Instituto de Ciencia Espacial (Space Science Institute, en idioma inglés), ubicado en Boulder, Colorado. "En Homestake, sin embargo, vemos el mineral justo donde se formó. Será importante ver si hay depósitos como este en otras áreas de Marte".

Slam Dunk (zoom, 200px)

Una imagen microscópica de la veta mineral denominada "Homestake". [Imagen ampliada]

El depósito "Homestake", ya sea de yeso o de otra forma de sulfato de calcio, probablemente se formó a partir de agua que disolvió el calcio de las rocas volcánicas. El calcio se combinó con el azufre; dicha combinación fue arrastrada fuera de las rocas o introducida como gas volcánico, y fue depositada como sulfato de calcio dentro de una grieta subterránea que después quedó expuesta en la superficie.
El descubrimiento del yeso encaja con la imagen emergente de un antiguo ambiente húmedo.  A lo largo del camino que ha cruzado Opportunity a través de la planicie Meridiani de Marte, el vehículo explorador ha viajado sobre lechos de roca de magnesio, hierro y sulfato de calcio que también indican la presencia de agua hace miles de millones de años. La alta concentración de sulfato de calcio en "Homestake" se pudo haber producido en condiciones más neutras que las severas condiciones de acidez indicadas por los otros depósitos de sulfatos observados por Opportunity.
"Podría haberse formado en un tipo diferente de ambiente de agua, uno más hospitalario para una más amplia variedad de organismos vivientes", dijo Clark.

Opportunity ha estado explorando Marte durante casi 8 años, lo cual ha excedido en gran medida la misión original de tres meses que estaba planeada para el vehículo explorador, y que se inició en 2004.  Las vetas de yeso son sólo el ejemplo más reciente de un descubrimiento importante sobre el ambiente húmedo del Marte antiguo que podría haber sido favorable para albergar vida microbiana. Por su parte, Spirit (Espíritu, en idioma español), el igualmente productivo gemelo de Opportunity,  dejó de comunicarse en 2010. Pero Opportunity continúa explorando, ahora se dirige a una bajada iluminada por el Sol, en el extremo norte del borde de Endeavour, denominado "Cabo York", con el fin de mantener sus paneles solares ubicados a un ángulo favorable durante el quinto invierno marciano de la misión.

Para obtener más información sobres los vehículos exploradores, incluyendo al más reciente explorador "Curiosity" ("Curiosidad", en idioma español), de la NASA, que ahora se encuentra camino a Marte, visite:http://www.nasa.gov/rovers y http://marsrovers.jpl.nasa.gov.

Créditos y Contactos

Autor: Dr. Tony Phillips
Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Juana Leticia Rivera
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Juana Leticia Rivera y Angela Atadía de Borghetti

Más información

El vehículo de exploración de Marte, que es propiedad de la NASA, encuentra una veta de mineral depositado por el agua –Más imágenes e información relacionadas con esta historia

Vehículos de exploración de Marte –Página oficial

Notas al pie de página:

(1) Es muy significativo el hecho de que el yeso se encuentre justo donde se formó. "Esto no puede decirse de otros yesos vistos en Marte o de otros minerales relacionados con el agua que Opportunity ha encontrado", destaca Squyres. Otros depósitos de yeso en Marte, por ejemplo, son dunas formadas por el viento donde el mineral podría haber viajado muy lejos desde su punto de origen.

(2) La veta "Homestake" y vetas similares aparecen en una zona donde el suelo sedimentario rico en azufre de las planicies se topa con los lechos de roca volcánica, más antiguos, expuestos en la orilla de Endeavour. Este lugar puede ofrecer una pista sobre su origen. "Queremos entender la razón por la cual estas vetas están en las partes altas y no en las llanuras", dice el investigador principal adjunto de la misión, Ray Arvidson, de la Universidad de Washington, en Saint Louis. "La respuesta puede estar en esas aguas del subsuelo que vienen de la antigua corteza que se movió a través del material adyacente, hasta Cabo York, y depositó yeso, porque este material puede ser relativamente insoluble comparado con los sulfatos de magnesio o de hierro".

National Aeronautics and Space AdministrationFuncionaria responsable de la NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
¡Envíenos sus comentarios!
Última actualización: 27 de diciembre de 2011

Ciencias espacialesAstronomíaCiencias de la tierraCiencias físicasMás allá de la coheteríaScience@NASA – Portal en idioma inglés

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión





Una nueva aplicación ayuda a la NASA a seguir el rastro de meteoroides

29 12 2011

Diciembre 28, 2011: Sorprendente pero cierto: Cada día, en promedio, más de 40 toneladas de meteoroides golpean nuestro planeta. La mayoría de ellos son pequeñas motas de polvo inofensivas que se desintegran en lo alto de la atmósfera de la Tierra, produciendo una lenta llovizna de meteoros en el cielo nocturno. Trozos más grandes de asteroides y escombros de cometas producen decenas de bolas de fuego cada noche en todo el mundo. Algunas son lo suficientemente grandes como para bombardear el suelo con meteoritos reales.

Con tantas "cosas" que bombardean a nuestro planeta, a la NASA le serviría recibir un poco de ayuda para poder continuar rastreando todo esto.

Ingrese al Meteor Counter (Contador de meteoros, en idioma español), una nueva aplicación de iPhone diseñada con el fin de aprovechar la capacidad de los científicos aficionados para seguir el rastro de meteoroides.

"Con nuestra aplicación, gente de todo tipo puede contribuir para llevar a cabo una auténtica investigación de la NASA", dijo Bill Cooke, de la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides, de la NASA, que patrocinó el proyecto. "Los datos nos ayudarán a descubrir nuevas lluvias de meteoros, a localizar estelas de restos de cometas y a confeccionar mapas de la distribución de meteoroides alrededor de la órbita de la Tierra".

Meteor Counter (keyboard, 558px)

La aplicación Meteor Counter (Contador de meteoros) utiliza una interfaz intuitiva, al estilo de un piano. Presionando una tecla se registra el avistamiento de un meteorito. Las etiquetas numéricas son magnitudes astronómicas: +4 (tenue) a –2 (super brillante). [Video] [Descargar] (en idioma inglés)

Siempre que salga a contemplar un poco las estrellas, recuerde llevar su iPhone, su iPad o su iPod Touch, aconseja Cooke. Prepare el Meteor Counter, recuéstese en un lugar oscuro y seguro y esté atento a las estrellas fugaces.

El Meteor Counter funciona mediante una interfaz intuitiva, como "de teclas de piano". Cada vez que vea un meteoro, simplemente pulse la tecla correspondiente a su brillo. Las teclas de la izquierda corresponden a los meteoros que tienen una luz tenue (apenas visibles a simple vista); las teclas de la derecha representan asombrosas bolas de fuego.

Meteor Counter (thankyou, 200px)

Después de la sesión de observación, la aplicación carga sus datos para que sean procesados por el personal de la NASA. [Video] [Descargar] (en idioma inglés)

Cada vez que se presiona una tecla, el Meteor Counter guarda los datos importantes, como por ejemplo la hora en la cual usted vio el meteoro, la magnitud del meteoro y la localización del observador. Usted incluso puede encender un grabador de voz para capturar su propia descripción de los eventos. Los expertos pueden comentar sobre la trayectoria y el resplandor del meteoro, mientras que los novatos podrían preferir simplemente gritar "¡uauu!".

Luego, estos datos son descargados automáticamente para que los investigadores de la NASA puedan proceder a su análisis.

El Meteor Counter está diseñado para todo tipo de observadores, que van desde expertos con experiencia en observaciones de meteoros de alta calidad científica hasta los observadores que ven por primera vez el cielo y que quizás nunca vieron un meteoro con anterioridad.

"Lo maravilloso de nuestra aplicación es que ésta gradualmente transforma a los novatos en expertos", dice Cooke. "Conforme el observador adquiere experiencia, le vamos dando el peso correspondiente a sus datos en nuestro análisis".

El Meteor Counter también actúa como un sistema de alerta de lluvia de meteoros. Cuando una lluvia conocida está en puerta, la aplicación lanza un recordatorio para los observadores. Científicos expertos rutinariamente suministran noticias y cargan calendarios de eventos con el fin de mantener a los usuarios informados sobre los acontecimientos más recientes de meteoros.

Cooke alienta a los científicos aficionados, de todas partes, para que lo prueben.

"La aplicación se encuentra disponible de manera gratuita en la tienda de aplicaciones de Apple", dice. "Sólo busque el Meteor Counter y deje que la observación comience".

.

Créditos y Contactos

Autor: Dr. Tony Phillips
Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Aurora Hernández Gómez
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Aurora Hernández Gómez

Más información

Meteor Counter (signup)

Descargue el Meteor Counter

Las instrucciones completas para usar la aplicación Meteor Counter(en idioma inglés) se encuentran disponibles en:http://meteorcounter.com/

El astrónomo de la NASA Bill Cooke es el jefe de la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides de la NASA

National Aeronautics and Space AdministrationFuncionaria responsable de la NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
¡Envíenos sus comentarios!
Última actualización: 27 de diciembre de 2011

Ciencias espacialesAstronomíaCiencias de la tierraCiencias físicasMás allá de la coheteríaScience@NASA – Portal en idioma inglés

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión





Curiosity y la tormenta solar

29 12 2011

Diciembre 26, 2011: El 26 de noviembre, Curiosity (Curiosidad, en idioma español), fue lanzado desde Cabo Cañaveral a bordo de un cohete Atlas 5. Elevándose sobre una columna de fuego a través del azulado cielo de Florida, el explorador, que tiene el tamaño de un automóvil, comenzó una travesía de nueve meses con el fin de buscar señales de vida en Marte.

En ese mismo momento, a 150 millones de kilómetros (93 millones de millas) de allí, se estaba produciendo, de forma casi desapercibida, un segundo lanzamiento hacia Marte. Aproximadamente al mismo tiempo que el cohete que llevaba a Curiosity rompió las cadenas que lo ataban a la Tierra, un filamento de magnetismo hizo erupción en la superficie solar, lanzando de ese modo una nube de plasma de mil millones de toneladas (lo que se denomina Eyección de Masa Coronal, o Coronal Mass Ejection -CME por su sigla en idioma inglés) hacia el Planeta Rojo.

Curiosity and the Solar Storm (two launches, 558px)

Los dos lanzamientos hacia Marte que ocurrieron el 26 de noviembre de 2011. A la izquierda, una explosión solar expulsa una eyección de masa coronal (CME) hacia el Planeta Rojo (crédito de la imagen: SOHO). A la derecha, el Laboratorio Científico de Marte (Mars Science Laboratory, en idioma inglés), también llamado "Curiosity", despega desde Cabo Cañaveral (crédito de la fotografía: Howard Eskildsen, de Titusville, Florida).

No hubo peligro de que el explorador marciano y la tormenta solar colisionaran. Desplazándose velozmente a 3 millones de kilómetros (2 millones de millas) por hora, la nube de plasma dejó atrás a Curiosity por un gran margen.

Sin embargo, la próxima vez podría ser diferente. Con la actividad solar en aumento (se espera el próximo máximo solar en 2012–2013), es sólo cuestión de tiempo para que una CME se trague al explorador en su viaje a Marte.

Esto es algo que le conviene a algunos investigadores. Don Hassler, del Instituto de Investigaciones del Suroeste (SWRI, por su sigla en idioma inglés), ubicado en Boulder, Colorado, explica: "Estamos esperando que ocurra un encuentro de este tipo pues Curiosity está equipado para estudiar tormentas solares".

Night After Christmas (signup)

Hassler es el investigador principal a cargo del Detector de Evaluación de Radiación (Radiation Assessment Detector o RAD, en idioma inglés) de Curiosity. El instrumento, el cual fue desarrollado por el SWRI y por la Universidad Christian Albrechts, en Kiel, Alemania, puede contar rayos cósmicos, neutrones, protones y otras partículas en un gran rango de energía. Plegado en la esquina frontal izquierda del explorador, el RAD tiene aproximadamente el tamaño de una lata de café y pesa sólo 1,4 kilogramos (3 libras), aunque tiene una capacidad comparable a la de otros instrumentos en la Tierra que tienen 10 veces su tamaño.

Un encuentro con una CME no representa un peligro importante para Curiosity. Para cuando una CME alcanza el espacio que existe entre la Tierra y Marte, se ha diluido tanto que ya no podría golpear con fuerza a la nave espacial. Sin embargo, el RAD es capaz de medir lo que ocurre cuando la CME pasa cerca de la nave.

"El RAD será capaz de detectar partículas energéticas que son aceleradas por ondas de choque en algunas CME1", dice Arik Posner, de la División de Heliofísica de la NASA, en Washington DC. "Esto podría mejorar nuestro entendimiento de la física interna de estas nubes gigantes".

Este estudio, sin embargo, podría ser útil para más que la heliofísica pura. Los astronautas humanos del futuro se beneficiarán de las mediciones realizadas por el RAD durante la fase de crucero del vuelo espacial.

Curiosity and the Solar Storm (rad, 200px)

Una fotografía del Detector de Evaluación de Radiación (RAD, por su sigla en idioma inglés) en el laboratorio. [Más información]

"Curiosity está protegido en el interior de su nave espacial, de la misma forma que lo estaría un astronauta de carne y hueso", dice Frank Cucinotta, quien es el científico en jefe del Programa de Radiación Espacial (Space Radiation Program, en idioma inglés), de la NASA, en el Centro Espacial Johnson. "El RAD nos dará una idea del tipo de radiación que un ser humano podría absorber durante un viaje similar a Marte".

Las partículas secundarias son especialmente importantes. Los rayos cósmicos galácticos y las partículas solares energéticas golpean las paredes de la nave espacial, lo cual produce una cascada de neutrones y núcleos atómicos hacia el interior que resultan biológicamente mucho más peligrosos. El RAD analizará esta cascada desde el único lugar que es realista para llevar a cabo tales mediciones: el interior de la nave espacial.

De esta manera, "el RAD es un puente entre el aspecto científico y el de exploración de la NASA", dice Hassler. "Los dos objetivos son igualmente emocionantes".

El RAD fue activado el 6 de diciembre. Será el único de los 10 instrumentos científicos que lleva a bordo el explorador que estará activo durante la fase de crucero hacia Marte. Las transmisiones diarias a la Tierra permitirán a Hassler y a sus colegas monitorizar lo que está sucediendo "allí afuera".

"Estamos muy emocionados por la posibilidad de que se produzcan más tormentas solares", agregó.

A pesar de la importancia que tienen las mediciones llevadas a cabo por el RAD durante la fase de crucero, la misión primaria del instrumento no comenzará verdaderamente hasta que Curiosity se pose en el Planeta Rojo.

Marte tiene una atmósfera muy delgada y no cuenta con un campo magnético global que lo proteja de la radiación espacial. Las partículas energéticas que consiguen llegar al suelo podrían ser peligrosas para la vida (tanto para los futuros astronautas como para los microbios que podrían existir en Marte). El RAD averiguará cuánta protección deberán llevar los futuros exploradores humanos de la superficie marciana. Asimismo, el RAD ayudará a los investigadores a determinar cuán profundo debajo de la superficie debe ir un microbio para alcanzar una "zona segura" y así protegerse de la radiación.

Las tormentas solares son sólo el principio. Manténgase en contacto con Ciencia@NASA para recibir la segunda parte de esta historia: Curiosity y la habitabilidad de Marte.

Créditos y Contactos

Autor: Dr. Tony Phillips
Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Juan C. Toledo
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Juan C. Toledo

Más información

Nota al pie de página: 1Posner menciona que sólo las CME más poderosas pueden acelerar partículas estando tan lejos del Sol como lo estará Curiosity. A partir de una CME típica, el RAD detectará principalmente la modulación de los rayos cósmicos galácticos conforme pasan a través de la CME. La modulación de los rayos cósmicos podría revelar información novedosa sobre la estructura interna de estas tormentas espaciales.

El explorador de Marte comienza una investigación en el espacio (Mars–Bound Rover Begins Research in Space) —Comunicado de prensa de la NASA (en idioma inglés)

Laboratorio Científico de Marte (alias "Curiosity" -"Curiosidad") —Sitio web oficial

La extraña atracción del cráter Gale —Ciencia@NASA

Un vehículo explorador llamado "Curiosity" (Curiosidad) —Ciencia@NASA

Despega Curiosity, el vehículo explorador de Marte —Ciencia@NASA

Créditos: La misión del Laboratorio Científico de Marte es administrada por el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por su sigla en idioma inglés), una división del Instituto de Tecnología de California, en Pasadena, para el Directorio de Misiones Científicas de la NASA, ubicado en Washington. El robot explorador fue diseñado, desarrollado y ensamblado por el JPL. El Programa de Servicios de Lanzamiento (Launch Services Program, en idioma inglés), de la NASA, en el Centro Espacial Kennedy, en Florida, estuvo a cargo del lanzamiento. La Red Espacial (Space Network, en idioma inglés), de la NASA, proporcionó los servicios de comunicación espacial para el vehículo de lanzamiento. La Red del Espacio Profundo (Deep Space Network, en idioma inglés), de la NASA, se encargará de las comunicaciones de rastreo de la nave espacial para la misión.

National Aeronautics and Space AdministrationFuncionaria responsable de la NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
¡Envíenos sus comentarios!
Última actualización: 27 de diciembre de 2011

Ciencias espacialesAstronomíaCiencias de la tierraCiencias físicasMás allá de la coheteríaScience@NASA – Portal en idioma inglés

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión





Kepler descubre exoplanetas del tamaño de la Tierra

29 12 2011

Diciembre 27, 2011: La misión Kepler, de la NASA, ha descubierto los primeros planetas del mismo tamaño que la Tierra, los cuales están en órbita alrededor de una estrella similar al Sol. Los planetas, llamados Kepler–20e y Kepler–20f, se encuentran ubicados demasiado cerca de su estrella como para estar en la llamada zona habitable, donde el agua líquida podría existir en la superficie del planeta. Estos son los exoplanetas más pequeños confirmados alrededor de una estrella como nuestro Sol.

El descubrimiento marca un logro importante en la búsqueda de planetas como la Tierra. Se cree que los nuevos planetas son rocosos. Kepler–20e es apenas un poco más pequeño que Venus; mide 0,87 veces el radio de la Tierra. Por su parte, Kepler–20f es algo más grande que la Tierra; mide 1,03 veces su radio. Ambos planetas se encuentran ubicados en un sistema que cuenta con cinco planetas, llamado Kepler–20, el cual se localiza aproximadamente a 1.000 años luz de distancia en la constelación de Lira.

Earth-Sized Exoplanets (splash, 558px)

Este diagrama compara conceptos artísticos de los primeros planetas del tamaño de la Tierra que fueron hallados en órbita alrededor de una estrella parecida al Sol, con algunos planetas de nuestro propio sistema solar, la Tierra y Venus. Crédito de la imagen: NASA/Ames/JPL–Caltech

Kepler–20e completa una órbita alrededor de su estrella huésped cada 6,1 días y Kepler–20f lo hace cada 19,6 días. Estos cortos períodos orbitales indican que se trata de mundos muy calientes e inhóspitos. Kepler–20f, con una temperatura de alrededor de 430°C (800°F), tiene condiciones similares a las de un día promedio en el planeta Mercurio. La temperatura superficial que impera en Kepler–20e, de más de 760°C (1.400°F), es suficiente para derretir el cristal.

"El objetivo primario de la misión Kepler es encontrar planetas del tamaño de la Tierra en la zona habitable", dijo Francois Fressin, del Centro Harvard–Smithsoniano de Astrofísica, en Cambridge, Massachusetts, quien es el autor principal de un nuevo estudio publicado en la revista de investigación Nature. "Este descubrimiento demuestra por primera vez que existen planetas del tamaño de la Tierra alrededor de otras estrellas, y que somos capaces de detectarlos".

El sistema Kepler–20 incluye a otros tres planetas que son más grandes que la Tierra pero más pequeños que Neptuno. Kepler–20b es el planeta más cercano a su estrella y la orbita cada 3,7 días; Kepler–20c es el tercer planeta y lo hace cada 10,9 días; y Kepler–20d es el quinto planeta y orbita su estrella cada 77,6 días. Si se colocaran estos cinco planetas en nuestro sistema solar, sus órbitas casi podrían caber en el interior de la órbita de Mercurio. La estrella huésped pertenece a la misma categoría, de tipo–G, que nuestro Sol, aunque es un poco más pequeña y fría.

Night After Christmas (signup)

El sistema tiene una disposición planetaria inesperada. En nuestro sistema solar, los mundos pequeños y rocosos orbitan cerca del Sol, mientras que los grandes y gaseosos se encuentran en órbitas más lejanas. En comparación, los planetas de Kepler–20 están organizados de una manera que alterna sus tamaños: grande, pequeño, grande, pequeño y grande.

"Los datos proporcionados por Kepler nos están enseñando que algunos sistemas planetarios tienen disposiciones de planetas muy diferentes a la que vemos en nuestro sistema solar", dijo Jack Lissauer, quien es un científico planetario y miembro del equipo científico de Kepler, en el Centro de Investigaciones Ames, de la NASA, en Moffet Field, California. "El análisis de los datos proporcionados por Kepler continúa mostrándonos la gran diversidad de planetas y sistemas planetarios que hay en nuestra galaxia".

Los científicos no están muy seguros de cómo es que evolucionó el sistema, pero no creen que los planetas se hayan formado en los sitios donde se encuentran actualmente. La teoría es que los planetas se originaron más lejos de su estrella y luego migraron hacia adentro, posiblemente ayudándose mediante interacciones con el material del disco a partir del cual nacieron. Esto permitió que los mundos mantuvieran un espaciamiento uniforme a pesar de sus tamaños alternantes.

El telescopio espacial Kepler detecta planetas y candidatos a ser considerados planetas midiendo las diminutas disminuciones del brillo de 150.000 estrellas, en busca de planetas que crucen (o transiten) por enfrente de sus estrellas huésped. El equipo científico de Kepler requiere al menos tres tránsitos para confirmar una señal y considerar que proviene de un planeta.

El 5 de diciembre, el equipo anunció el descubrimiento de Kepler–22b, un planeta en la zona habitable de su estrella huésped. Sin embargo, es probablemente demasiado grande para tener una superficie rocosa. Por otro lado, aunque Kepler–20e y Kepler–20f son del tamaño de la Tierra, se encuentran demasiado cerca de su estrella huésped como para tener agua líquida en la superficie.

"En este juego cósmico de escondidas, encontrar planetas que tengan justo el tamaño y la temperatura adecuados parece ser sólo una cuestión de tiempo", dijo Natalie Batalha, quien es la directora adjunta del equipo científico de Kepler, y profesora de astronomía y física en la Universidad Estatal de San José. "Estamos sentados en el borde de nuestros asientos, pues sabemos que los descubrimientos más esperados de Kepler están por llegar".

Para obtener más información acerca de la misión Kepler y para ver el comunicado de prensa digital, visite:http://www.nasa.gov/kepler (en idioma inglés).

Créditos y Contactos

Autor: Dr. Tony Phillips
Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Juan C. Toledo
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Juan C. Toledo

Más información

Misión Kepler, de la NASA

Créditos: El Centro de Investigaciones Ames, de la NASA, administra el equipo terrestre, las operaciones de la misión y el análisis científico de los datos. El Laboratorio de Propulsión a Chorro, de la NASA, ubicado en Pasadena, California, se encargó del desarrollo de la misión Kepler. La firma Ball Aerospace and Technologies, en Boulder, Colorado, desarrolló los sistemas de vuelo de Kepler y brinda apoyo para las operaciones de la misión en conjunto con el Laboratorio de Física Espacial y Atmosférica de la Universidad de Colorado, en Boulder. El Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial, en Baltimore, archiva, aloja y distribuye los datos científicos proporcionados por Kepler. La misión Kepler es la décima de la NASA dentro del Programa Discovery (Descubrimiento, en idioma español), y es patrocinada por el Directorio de Misiones Científicas de la NASA, en la base de operaciones de la agencia.

National Aeronautics and Space AdministrationFuncionaria responsable de la NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
¡Envíenos sus comentarios!
Última actualización: 27 de diciembre de 2011

Ciencias espacialesAstronomíaCiencias de la tierraCiencias físicasMás allá de la coheteríaScience@NASA – Portal en idioma inglés

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión





El cometa Lovejoy se sumerge en el Sol y sobrevive

29 12 2011

Diciembre 16, 2011: Hoy, un escuadrón de naves espaciales fue testigo de algo que muchos expertos creían imposible. El cometa Lovejoy voló a través de la caliente atmósfera del Sol y emergió intacto.

"Es absolutamente asombroso", comenta Karl Battams, del Laboratorio de Investigaciones Navales (Naval Research Lab, en idioma inglés), ubicado en Washington. "No pensé que el núcleo de hielo fuera lo suficientemente grande como para sobrevivir a la inmersión a través de la corona solar de varios millones de grados durante casi una hora, pero el cometa Lovejoy está aún con nosotros".

El encuentro cercano del cometa fue registrado por al menos 5 sondas espaciales: el Observatorio de Dinámica Solar (Solar Dynamics Observatory o SDO, por su sigla en idioma inglés) y el Observatorio de las Relaciones Terrestres y Solares (Solar Terrestrial Relations Observatory o STEREO, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, el microsatélite Proba2, de Europa, y el Observatorio Solar y Heliosférico (Solar and Heliospheric Observatory, en idioma inglés), de la ESA/NASA. La secuencia de imágenes más impresionante registrada hasta el momento es la del SDO. Allí se observa el ingreso del cometa (video) y posteriormente su salida (video).

Comet Lovejoy (exit splash, 512px)

El SDO, de la NASA, tomó un video del cometa Lovejoy cuando emergía de su abrasador encuentro cercano con el Sol. [Video del ingreso del cometa: Quicktime (22 MB), m4v (0.8 MB)] [Video de la salida del cometa: Quicktime (26 MB), m4v (0.8 MB)]

n los videos proporcionados por el SDO, la cola del cometa se retuerce salvajemente mientras el cometa se zambulle a través de la caliente atmósfera del Sol, a solo 120.000 km por encima de la superficie estelar. Esto podría ser una señal de que el cometa fue sacudido por ondas de plasma que corren a través de la corona. O quizá la cola se bamboleaba hacia atrás y hacia adelante de los bucles magnéticos, conocidos por impregnar la atmósfera del Sol. Nadie lo sabe.

"Todo esto es nuevo", dice Battams. "El SDO nos está dando un primer vistazo1 de los cometas que viajan a través de la atmósfera solar. La manera en la cual los dos interaccionan es un tema para realizar investigaciones de última generación".

Night After Christmas (signup)

"Los movimientos del material cometario en el campo magnético del Sol son simplemente fascinantes, añade Dean Pesnell, quien es científico del proyecto SDO, en el Centro Goddard para Vuelos Espaciales (Goddard Space Flight Center, en idioma inglés). "El abrupto cambio en la dirección me recuerda la manera en la cual el viento solar afectó la cola del cometa Encke en el año 2007". (Video)

El cometa Lovejoy fue descubierto el 2 de diciembre de 2011 por el astrónomo aficionado Terry Lovejoy, de Australia. Los investigadores rápidamente se dieron cuenta de que el nuevo descubrimiento era un miembro de los cometas rasantes del Sol que pertenecen a la familia Kreutz. Los rasantes del Sol denominados Kreutz deben su nombre al astrónomo alemán Heinrich Kreutz, quien los estudió por primera vez. Son fragmentos de un solo cometa gigante que se rompió en el siglo XXII (probablemente se trate del gran cometa de 1106). Los rasantes del Sol de tipo Kreutz son típicamente pequeños (~10 metros de ancho) y numerosos. Cada muy pocos días, el Observatorio Solar y Heliosférico observa uno cuando cae hacia el Sol.

En el momento del descubrimiento, el cometa Lovejoy parecía ser al menos diez veces más grande (en un rango de 100 a 200 metros) que el rasante del Sol de tipo Kreutz común. A la luz de los acontecimientos de hoy, los investigadores están revisando esos números.

Comet Lovejoy (coronagraph splash, 512px)

Esta imagen del coronógrafo del Observatorio Solar y Heliosférico muestra al cometa Lovejoy alejándose del Sol después de su encuentro cercano. La línea horizontal a través del núcleo del cometa se produce debido a la saturación del detector; ¡Lovejoy es así de brillante! [Video]

"Supongo que el núcleo del cometa debió de haber sido de al menos 500 metros de diámetro, de otra forma no podría haber sobrevivido a tanto calentamiento solar", comenta Matthew Knight, quien trabaja para el Observatorio Lowell y para el Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins. "Una fracción significativa de esa masa se habría perdido durante el encuentro. Lo que queda es probablemente mucho más pequeño que el cometa original".

La sonda SOHO y las sondas gemelas STEREO, de la NASA, están monitorizando el cometa mientras se aleja del Sol. Es aún muy brillante y debería permanecer al alcance de las cámaras de las sondas espaciales durante varios días. Los investigadores estarán observando muy de cerca porque hay una buena probabilidad de que lleguen más sorpresas.

"Aún existe la posibilidad de que el cometa Lovejoy comience a fragmentarse", añade Battams. "Ha pasado por un evento tremendamente traumático; desde el punto de vista estructural, podría estar extremadamente débil. Por otro lado, se podría mantener unido y desaparecer de nuevo en los recovecos del sistema solar".

"Es difícil poder decirlo", concuerda Knight. "Ha habido muy pocos trabajos sobre lo que sucede con los cometas rasantes después del perihelio (aproximación más cercana). Esto sigue siendo fascinante".

Créditos y Contactos

Autor: Dr. Tony Phillips
Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Sol Gil
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Sol Gil

Más información

Nota al pie de página:1 "Cuando el SDO fue lanzado, pensamos que no veríamos nada en nuestras imágenes, además del Sol y de los discos oscuros de la Luna, de la Tierra, de Venus y de Mercurio", comenta el científico Dean Pesnell, del proyecto SDO, del Centro Goddard para Vuelos Espaciales (Goddard Space Flight Center o GSFC, por su sigla en idioma inglés). "Ningún otro objeto brillante sería visible porque nuestros instrumentos están diseñados para mirar el Sol. Ahora estamos midiendo la masa y la composición de cometas, observando todos sus detalles".

Observatorio de Dinámica Solar (Solar Dynamics Observatory, en idioma inglés) –Sitio oficial en Internet (en idioma inglés).

National Aeronautics and Space AdministrationFuncionaria responsable de la NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
¡Envíenos sus comentarios!
Última actualización: 26 de diciembre de 2011

Ciencias espacialesAstronomíaCiencias de la tierraCiencias físicasMás allá de la coheteríaScience@NASA – Portal en idioma inglés

Artículo cedido por.    Noticias Ciencia de la NASA

El Directorio de Ciencias del Centro Marshall para Vuelos Espaciales de la NASA patrocina el Portal de Internet de Science@NASA que incluye a Ciencia@NASA. La misión de Ciencia@NASA es ayudar al público a entender cuán emocionantes son las investigaciones que se realizan en la NASA y colaborar con los científicos en su labor de difusión