Las bolas de fuego Perseidas

15 08 2013

26 de julio de 2013: En astronomía, hay pocas cosas que se comparan con un brillante meteoro surcando la titilante bóveda celeste de una noche sin luna. El inesperado destello luminoso añade una pizca de magia a una caminata normal bajo las estrellas.

Una nueva investigación realizada por la NASA acaba de identificar la más mágica de todas las noches.

"Hemos descubierto que hay una lluvia de meteoros que produce más bolas de fuego que cualquier otra", explica Bill Cooke, quien trabaja para la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides, de la NASA. "Es la lluvia de meteoros Perseidas, la cual alcanzará su máximo entre el 12 y el 13 de agosto".

Perseid Fireballs (splash)

http://www.youtube.com/watch?v=zO83KP54YXs

Un nuevo video de ScienceCast ofrece un adelanto de lo que será la lluvia de meteoros Perseidas de 2013. [Reproducir el video]

Empleando una red de cámaras distribuidas en el sur de Estados Unidos, el equipo de Cooke ha estado rastreando la actividad de las bolas de fuego desde el año 2008 y ha acumulado una base de datos que contiene cientos de eventos para analizar. Los datos indican que las Perseidas son las "campeonas de todas las bolas de fuego" entre las lluvias de meteoros anuales.

Auroras Underfoot (signup)

Una bola de fuego es un meteoro muy brillante, al menos tan brillante como los planetas Júpiter o Venus. Se les puede ver durante cualquier noche, conforme meteoroides aislados entran a la atmósfera de la Tierra. No es inusual ver alguna bola de fuego a intervalos de algunas horas. Sin embargo, las bolas de fuego se vuelven más numerosas cuando la Tierra pasa a través de la corriente de residuos de un cometa. Esto es lo que ocurrirá en agosto.

La lluvia de meteoros Perseidas proviene del cometa Swift–Tuttle. Cada año, de principios a mediados de agosto, la Tierra atraviesa una nube de polvo que el cometa deja atrás al acercarse al Sol. Cuando los meteoroides Perseidas golpean nuestra atmósfera a 212.000 kilómetros por hora (132.000 millas por hora), producen un espectáculo de luces anual que está entre los favoritos de los observadores del cielo nocturno.

Cooke cree que las Perseidas producen muchas bolas de fuego debido al tamaño del cometa que les da origen.

"El cometa Swift–Tuttle tiene un núcleo gigantesco, de unos 26 kilómetros de diámetro", comenta Cooke. "La mayoría de los demás cometas son mucho más pequeños, con núcleos que apenas llegan a unos kilómetros de tamaño. Como resultado, el cometa Swift–Tuttle produce una gran cantidad de meteoroides, muchos de los cuales son lo suficientemente grandes como para producir bolas de fuego".

Perseid Fireballs (histogram, 558px)

Desde el año 2008, las Perseidas han producido más bolas de fuego que cualquier otra de las lluvias de meteoros anuales. Las Gemínidas se ubican en un cercano segundo lugar, pero no son tan brillantes como las Perseidas. "La magnitud máxima promedio de una Perseida, según lo observado por nuestras cámaras, es de –2,7; y para las Gemínidas, es de –2", explica Bill Cooke. "De tal manera que, en promedio, las bolas de fuego Gemínidas son alrededor de una magnitud menos brillante que las Perseidas".

Cooke recomienda estar alerta las noches del 12 y del 13 de agosto, entre las 10:30 de la noche y las 4:30 de la madrugada, hora local. Antes de la media noche, la tasa de meteoros será un poco baja, y luego se irá incrementando conforme progrese la noche, alcanzando así su máximo antes del amanecer, cuando la constelación Perseo se encuentre alta en el cielo.

Por cada bola de fuego que emane de Perseo, habrá docenas de meteoros normales.

"Trate de alejarse de las luces de la ciudad", recomienda Cooke. "Aunque las bolas de fuego pueden verse desde zonas urbanas, las mucho más numerosas, aunque débiles, Perseidas solo serán visibles desde el campo".

En total, la tasa de meteoros Perseidas en cielos oscuros podría alcanzar los 100 meteoros por hora.

Eso es mucha magia. Disfrute del espectáculo.

Créditos y Contactos

Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Juan C. Toledo
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Juan C. Toledo

Más información (en idioma inglés)

Red de Bolas de Fuego de Todo el Cielo, de la NASA

National Aeronautics and Space AdministrationFuncionaria responsable de la NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
¡Envíenos sus comentarios!
Última actualización: 9 de agosto de 2013

Ciencias espacialesAstronomíaCiencias de la tierraCiencias físicasMás allá de la coheteríaScience@NASA – Portal en idioma inglés





El misterio de las olas perdidas en Titán

15 08 2013

22 de julio de 2013: Uno de los descubrimientos más sorprendentes de los últimos 10 años es lo mucho que se parece el paisaje de la luna Titán, del planeta Saturno, a nuestro planeta Tierra. Al igual que nuestro planeta azul, la superficie de Titán está salpicada con lagos y mares, tiene canales de ríos, islas, lodo, nubes de lluvia y, tal vez, hasta arcoíris. La gigantesca luna es indudablemente húmeda.

El "agua" de Titán, sin embargo, no es H2O. Con una temperatura en la superficie que está por debajo de los 143o C (290o F) bajo cero, Titán es demasiado fría como para tener agua líquida. En cambio, los investigadores creen que el líquido que esculpe a Titán es una mezcla desconocida de metano, etano y otros hidrocarburos difíciles de congelar.

Waves on Titan (splash)

http://www.youtube.com/watch?v=-pj4G101o-M

Un nuevo video de ScienceCast reflexiona sobre el misterio de las olas perdidas en Titán. Reproducir el video [en idioma inglés]

La idea de que Titán es un mundo húmedo, con "agua" alienígena que le es propia, está ampliamente aceptada por los científicos planetarios. No hay otro modo de explicar las observaciones: la sonda Cassini, de la NASA, ha sobrevolado a Titán más de noventa veces desde el año 2004, enviándole pulsos de radar y construyendo mapas de sus lagos y mares. La sonda Huygens, de la Agencia Espacial Europea, se posó sobre la superficie de Titán usando un paracaídas en el año 2005; descendió a través de nubes húmedas y cayó de hecho sobre suelo mojado.

Sin embargo, algo sigue inquietando a Alex Hayes, quien es un científico planetario del equipo de radar de la misión Cassini, en la Universidad Cornell.

Auroras Underfoot (signup)

"Pero si Titán es tan húmeda", se pregunta, "¿dónde están las olas?"

Aquí en la Tierra, los cuerpos de agua raramente están quietos. La brisa que sopla sobre sus superficies causa la formación de olas, que se levantan y rompen; las gotas de lluvia que caen sobre la superficie de los mares también proveen oleaje. Y, sin embargo, de acuerdo con los datos proporcionados por la sonda Cassini, en Titán los lagos están bizarramente quietos, sin acción del oleaje notoria hasta escalas milimétricas.

"Sabemos que hay viento en Titán", dice Hayes. "Las magníficas dunas de arena en la luna son la prueba".

Añada a esto la baja gravedad de Titán (apenas un séptimo de la de la Tierra) que ofrece muy poca resistencia al movimiento de las olas, y entonces se tiene un verdadero rompecabezas.

Waves on Titan (glint)

Este destello de luz solar, detectado por la sonda Cassini en 2009, es considerado por muchos como una reflexión de tipo especular, causada por uno de los lagos septentrionales de Titán. Más información

Los investigadores han jugado con varias posibles explicaciones. Tal vez los lagos están congelados. Hayes piensa, sin embargo, que esto es poco probable "debido a que hemos visto evidencia de precipitaciones pluviales y temperaturas en la superficie, las cuales se encuentran muy por encima del punto de fusión del metano". O tal vez los lagos están cubiertos por una sustancia parecida a la brea, que apacigua el oleaje. "No podemos descartar eso todavía", añade.

La respuesta podría estar en los resultados de un estudio que Hayes y sus colaboradores publicaron en la edición electrónica, de julio de 2013, de la revista científica Icarus. Teniendo en cuenta la gravedad de Titán, la baja viscosidad de los hidrocarburos líquidos, la densidad de la atmósfera de Titán y otros factores, ellos calcularon qué tan rápidamente debería soplar el viento en Titán para levantar olas: el resultado es que una brisa muy leve, de apenas 1,7 a 3,5 km por hora (1 a 2 millas por hora) podría ser suficiente.

Y esto es lo que sugiere una tercera posibilidad: los vientos no han soplado lo suficientemente fuerte. Desde que Cassini llegó a Saturno, en 2004, el hemisferio norte de Titán (donde se encuentran la mayoría de los lagos) ha estado bajo el yugo del invierno. El aire frío y pesado apenas se mueve, así que mucho menos alcanza el umbral necesario para formar olas.

Pero ahora viene el cambio de estación. En agosto del año 2009, el Sol cruzó el ecuador de Titán, moviéndose hacia el norte. Ya se aproxima el verano, trayendo consigo luz, calor y vientos a la zona de los lagos de Titán.

"De acuerdo con los modelos climáticos, los vientos deberán incrementarse conforme se aproxime el solsticio, en 2017, y deberían ser lo suficientemente fuertes como para levantar olas", dice el científico.

Si las olas aparecen, la sonda Cassini deberá ser capaz de detectarlas. Los pulsos reflejados de radar que provienen de superficies con oleaje pueden decir muchas cosas a los investigadores. Las dimensiones de las olas, por ejemplo, podrían revelar la viscosidad del líquido que yace a mayor profundidad y, por lo tanto, su composición química. También, la rapidez de las olas podría ayudar a dar seguimiento a los cambios de velocidad de los vientos que soplan sobre ellas, dando de esta manera una medición independiente de los modelos climáticos de Titán.

Hayes está emocionado de "llevar la ciencia de la oceanografía a otro mundo. Todo lo que necesitamos ahora", dice, "son mares picados".

Créditos y Contactos

Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Carlos Román Zúñiga
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Carlos Román Zúñiga

National Aeronautics and Space AdministrationFuncionaria responsable de la NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
¡Envíenos sus comentarios!
Última actualización: 9 de agosto de 2013

Ciencias espacialesAstronomíaCiencias de la tierraCiencias físicasMás allá de la coheteríaScience@NASA – Portal en idioma inglés





El Telescopio Espacial Hubble descubre un planeta de color azul cobalto

15 08 2013

11 de julio de 2013: Astrónomos que trabajan con el Telescopio Espacial Hubble, de la NASA, han deducido cuál es el color real de un planeta que órbita otra estrella a 63 años luz de distancia.

El planeta es HD 189733b, uno de los exoplanetas más cercanos que pueden verse cruzando la cara de su estrella, y su color es azul cobalto. Si se lo observara directamente, este planeta luciría como un punto azul profundo, lo que recuerda el color de la Tierra vista desde el espacio.

Blue Planet (splash)

http://www.youtube.com/watch?v=a2GZ9COXUcA

El concepto de este artista que confeccionó la imagen muestra al exoplaneta HD 189733b orbitando su estrella de colores amarillo y naranja. El Telescopio Espacial Hubble, de la NASA, midió el color real de la luz visible del planeta, que es azul profundo. Crédito de la imagen: NASA, ESA y G. Bacon (STScI)

El Espectrógrafo de Imágenes del Telescopio Espacial Hubble midió cambios en el color de la luz del planeta antes, durante y después de pasar detrás de su estrella. Se observó una pequeña disminución en la luz y un leve cambio en el color de la luz. "Vimos que la luz se volvía menos brillante en el azul pero no en el verde o en el rojo. La luz desaparecía en el azul pero no en el rojo cuando estaba oculto", dijo el miembro del equipo de investigación Frederic Pont, de la Universidad de Exeter, en el sudoeste de Inglaterra. "Esto significa que el objeto que desapareció era azul".

Tornado Surprise (signup)

Observaciones anteriores han dado cuenta de la evidencia de una dispersión de luz azul en el planeta. La última observación que llevó a cabo el telescopio Hubble confirma dicha evidencia.

Aunque el planeta nos recuerda a la Tierra en cuanto a su color, este no es un mundo como la Tierra.

En este turbulento mundo alienígena, la temperatura diurna es cercana a los 2.000 grados Fahrenheit, y posiblemente llueva cristal, lateralmente, en un viento huracanado de 7.242 kilómetros por hora (4.500 millas por hora). El color azul cobalto no proviene de la reflexión en un océano tropical, como sucede en la Tierra, sino más bien de una brumosa atmósfera caliente que contiene altas nubes enlazadas con partículas de silicato. La condensación de silicatos en el calor podría formar muy pequeñas gotas de cristal que dispersan la luz azul más que la luz roja.

Blue Planet (splash2)

Esta gráfica compara los colores de los planetas de nuestro sistema solar con el exoplaneta HD 189733b. El color azul profundo del exoplaneta es producido por gotitas de silicato, las cuales dispersan la luz azul en su atmósfera. Crédito de la imagen: NASA, ESA, y A. Feild (STScl)

El telescopio Hubble y otros observatorios han llevado a cabo estudios exhaustivos sobre HD 189733b y han descubierto que su atmósfera es variable y exótica.

HD 189733b está clasificado en la categoría de los planetas extraños llamados Júpiters calientes, que orbitan precariamente cerca de su estrella principal.

Además, HD 189733b fue descubierto en el año 2005. Está ubicado solamente a 4,7 millones de kilómetros (2,9 millones de millas) de su estrella principal; tan cerca que está ligado gravitacionalmente. Un lado siempre está de cara a la estrella y otro lado siempre está oscuro.

En 2007, el Telescopio Espacial Spitzer, de la NASA, midió la luz infrarroja, o calor, del planeta, dando lugar de este modo a uno de los primeros mapas de temperatura de un exoplaneta. El mapa muestra que la temperatura entre el lado diurno y el lado nocturno en HD 189733b difiere en unos 500 grados Fahrenheit. Esto debería ocasionar vientos feroces que rugen desde el lado diurno hasta el lado nocturno.

Para obtener más información sobre los Júpiters calientes y sobre el clima que estos experimentan, mire el video de ScienceCast, en idioma inglés: Big Weather on Hot Jupiters (Fenomenales condiciones meteorológicas en los "Júpiters calientes").

Créditos y Contactos

Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Aurora Hernández Gómez
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Aurora Hernández Gómez

National Aeronautics and Space AdministrationFuncionaria responsable de la NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
¡Envíenos sus comentarios!
Última actualización: 16 de julio de 2013

Ciencias espacialesAstronomíaCiencias de la tierraCiencias físicasMás allá de la coheteríaScience@NASA – Portal en idioma ing





Una nave de la NASA confecciona un mapa de la cola del sistema solar

15 08 2013

10 de julio de 2013: Al igual que los cometas, el sistema solar tiene una cola. Por primera vez, la nave espacial IBEX (acrónimo de Interstellar Boundary Explorer, en idioma inglés, o Explorador de la Frontera Interestelar, en idioma español), de la NASA, confeccionó un mapa de la estructura de esta cola, que tiene forma de trébol de cuatro hojas.

En un trabajo publicado en la edición del 10 de julio de la revista Astrophysical Journal, los científicos describen la cola, denominada heliocola, tomando como base las imágenes recolectadas durante los tres primeros años de operación del IBEX.

Solar System Tail (splash)

http://www.youtube.com/watch?v=BhAzMdoOe5E

Un nuevo video de la NASA explora la cola del sistema solar, que es similar a la de un cometa.Reproducir el video (en idioma inglés)

A pesar de que algunos telescopios han detectado estas colas alrededor de otras estrellas, ha sido difícil descubrir si nuestra estrella produjo alguna. Las partículas que fueron halladas en la cola (y en toda la heliosfera, que es la región del espacio sobre la cual tiene influencia nuestro Sol) no brillan, de manera que no se pueden observar a través de los instrumentos convencionales.

Tornado Surprise (signup)

"Al examinar los átomos neutros, el IBEX ha podido llevar a cabo las primeras observaciones de la heliocola", dijo David McComas, quien es el investigador principal del IBEX, en el Instituto de Investigaciones del Sudoeste (Southwest Research Institute, en idioma inglés), ubicado en San Antonio, Texas, y también es el autor principal del trabajo. "Muchos modelos han sugerido que la heliocola podría parecerse a esto o a aquello, pero no hemos realizado observaciones. Siempre hacíamos dibujos en los cuales la cola del sistema solar simplemente se iba ‘apagando’ ya que ni siquiera podíamos especular sobre cómo se veía realmente".

El IBEX mide las partículas neutras creadas por las colisiones en los confines del sistema solar. Esta técnica, denominada imágenes de átomos neutros energéticos, se basa en el hecho de que las trayectorias de las partículas neutras no se ven afectadas por el campo magnético del Sol. En cambio, las partículas viajan en línea recta desde el sitio de la colisión hasta IBEX. En consecuencia, la observación del sitio del que provienen las partículas neutras describe lo que está sucediendo en estas regiones distantes.

Solar System Tail (tails, 200px)

Otras estrellas exhiben colas que viajan detrás de ellas como la cola de un cometa. Los científicos utilizaron el Explorador de la Frontera Interestelar (Interstellar Boundary Explorer, en idioma inglés), de la NASA, con el fin de confirmar que nuestro sistema solar también tiene una cola. Desde la esquina superior izquierda, y en el sentido contrario al de las manecillas del reloj, las estrellas que se muestran son: LLOrionis, BZ Cam y Mira. Crédito de la imagen: NASA / HST / R.Casalegno / GALEX

"Desde que comenzó a trabajar, en el año 2008, el equipo de la misión IBEX nos ha sorprendido con sus descubrimientos en la frontera interestelar, incluyendo un desconocido cinturón de partículas neutras energéticas que la atraviesa", declaró Arik Posner, un científico del programa IBEX, de la NASA, en Washington. "La nueva imagen de la heliocola proporcionada por el IBEX completa un área que previamente tenía un vacío en el mapa. Somos testigos de primera mano del rápido progreso de la ciencia heliofísica".

Al reunir las observaciones llevadas a cabo durante los tres primeros años de trabajo del IBEX, el equipo mostró una cola con una combinación de partículas que se mueven rápidamente y otras que lo hacen lentamente. Hay dos lóbulos de partículas más lentas a los costados y partículas más rápidas arriba y abajo. Esta forma de trébol de cuatro hojas se puede atribuir al hecho de que, en los últimos años, el Sol ha estado enviando viento solar de rápido desplazamiento hacia la región cercana a sus polos y viento solar más lento hacia la región de su ecuador. Este es un patrón común en la fase más reciente del ciclo solar de 11 años de nuestro Sol.

Sin embargo, la forma de trébol no se alinea perfectamente con el sistema solar. La forma completa está levemente rotada, lo cual indica que se aleja del Sol y de su influencia magnética, y las partículas cargadas comienzan a abrirse paso hacia una nueva orientación, alineándose de este modo con los campos magnéticos de la galaxia local.

Los científicos no saben cuán larga es la cola, pero creen que se va desvaneciendo hasta tornarse indistinguible del resto del espacio interestelar. Asimismo, los científicos están poniendo a prueba sus actuales modelos del sistema creados por computadora y los están comparando con las nuevas observaciones con el fin de poder lograr un mejor entendimiento de la cola, similar a la de un cometa, que se mueve detrás de nosotros.

Para obtener más noticias sobre la misión IBEX, por favor visite: http://www.nasa.gov/ibex.

Créditos y Contactos

Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Angela Atadía de Borghetti
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Angela Atadía de Borghetti

National Aeronautics and Space AdministrationFuncionaria responsable de la NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
¡Envíenos sus comentarios!
Última actualización: 16 de julio de 2013

Ciencias espacialesAstronomíaCiencias de la tierraCiencias físicasMás allá de la coheteríaScience@NASA – Portal en idioma inglés





Un improbable aniversario para Opportunity

15 08 2013

1 de julio de 2013: Cuando el vehículo explorador todo terreno de Marte, Opportunity (Oportunidad, en idioma español), de la NASA, despegó desde Cabo Cañaveral en el año 2003, muchos espectadores esperaban una misión relativamente corta. Aterrizar en Marte es un asunto arriesgado. El Planeta Rojo tiene una larga historia de destrucciones de las naves espaciales que tratan de visitarlo. Aunque Opportunity aterrizó de manera segura, fue diseñado para una misión de 3 meses solamente en la hostil superficie marciana.

Pocos imaginaron, si es que lo hicieron, que Opportunity estaría rodando todavía por las arenas rojas de Marte (y también haciendo descubrimientos) diez años más tarde.

El 7 de julio de 2013, Opportunity celebra el décimo aniversario de su lanzamiento y más de 9 años en Marte.

Improbable Anniversary (splash)

http://www.youtube.com/watch?v=Gz0QZ6jwFN8

Un nuevo video de ScienceCast celebra el improbable décimo aniversario del vehículo explorador todo terreno Opportunity. Ver video (en idioma inglés)

Opportunity lo está celebrando moviéndose. El vehículo explorador se encuentra actualmente con rumbo hacia el "Punto Solander", un lugar ubicado en el borde del cráter Endurance donde un tesoro oculto de capas geológicas está expuesto para su investigación.

Después de más de nueve años de viajes, Opportunity recientemente impuso el récord histórico en el programa espacial de Estados Unidos respecto del kilometraje recorrido en otro planeta. El hito se produjo el 15 de mayo de 2013, cuando el vehículo explorador condujo 80 metros, con lo que su odometría total fue de 35,760 kilómetros o 22,220 millas.

Tornado Surprise (signup)

La marca anterior se había conseguido con el vehículo explorador lunar Apollo 17, que los astronautas Gene Cernan y Harrison Schmitt condujeron a lo largo de 35,74 kilómetros (22,21 millas) sobre la superficie de la Luna, en diciembre del año 1972.

Durante años, los viajes de Opportunity han estado caracterizados por cientos de paradas para fotografiar y tomar muestras del paisaje marciano. La superficie de Marte es hoy extremadamente seca y hostil para la vida tal como la conocemos. La misión de Opportunity es encontrar aquellos lugares en los que no siempre fue así, sitios donde antiguamente el agua pudiera haber acogido las formas de vida nativa de Marte.

Hasta aquí, todo ha ido bien; el vehículo explorador ha encontrado evidencia abundante de que el agua líquida estuvo alguna vez allí. Durante los últimos 20 meses, Opportunity ha estado "trabajando" el borde del cráter Endeavour. Allí, Opportunity encontró depósitos de yeso probablemente formado a partir de las aguas subterráneas filtradas a través de grietas en el suelo marciano. Además, Opportunity ha encontrado señales de minerales de arcilla en una roca llamada "Esperance".

Improbable Anniversary (map, 200px)

Un mapa del trayecto planeado para Opportunity desde Cabo York hasta el Punto Solander. [Imagen ampliada (en idioma inglés)]

"Una gran cantidad de agua se movió a través de esta roca", dice Steve Squyres, de la Universidad Cornell, quien es el investigador principal de la misión. "Estos resultados son algunos de los hallazgos más importantes de toda nuestra misión."

El Punto Solander, que es el sitio hacia donde el vehículo explorador Opportunity se dirige ahora, tiene dos atractivos principales:

En primer lugar, mientras que la parada más reciente de Opportunity, el Cabo York, exponía unos pocos metros de capas geológicas, el Punto Solander expone aproximadamente 10 veces más. Una visita al Punto Solander será como leer un libro sobre la historia de Marte.

En segundo lugar, y quizás más importante, en el Punto Solander hay laderas orientadas hacia el Norte, donde el vehículo explorador puede inclinar sus paneles solares en dirección al Sol y soportar el invierno que se acerca. Los días de mínima luz solar de este sexto invierno marciano para Opportunity llegarán en febrero de 2014.

Si Opportunity sobrevive un año más (y ¿quién apostaría ahora lo contrario?), el vehículo explorador aún podría romper el récord de conducción en suelo extraterrestre establecido por Lunokhod 2, un vehículo robot soviético que viajó alrededor de 42 kilómetros (26 millas) a través de la Luna, en el año 1973.

Después de eso, viene la marca de 42,16 kilómetros (26,2 millas). En otras palabras, permanezca atento a la primera Maratón en Marte.

Para obtener más noticias sobre Opportunity y otros vehículos exploradores en Marte, por favor visite:http://marsrovers.jpl.nasa.gov/.

Créditos y Contactos

Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
Traducción al Español: Aurora Hernández Gómez
Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti
Formato: Aurora Hernández Gómez

National Aeronautics and Space AdministrationFuncionaria responsable de la NASA: Ruth Netting
Editor de Producción: Dr. Tony Phillips
¡Envíenos sus comentarios!
Última actualización: 10 de julio de 2013

Ciencias espacialesAstronomíaCiencias de la tierraCiencias físicasMás allá de la coheteríaScience@NASA – Portal en idioma inglés

CIENCIA NOTICIAS NASA